En directo
    Economía
    URL corto
    1 0 0
    Síguenos en

    El gigante aeronáutico Boeing afirmó ante los funcionaros de EEUU que la competencia con la empresa canadiense Bombardier pone "en un peligro extremo" a su nuevo avión 737 Max 7. Según Boeing, los canadienses venden sus aviones C Series a precios 'injustamente bajos'.

    La raíz de la disputa está en el tamaño de los dos aviones de pasajeros. El Boeing 737 Max 7 es capaz de llevar la misma cantidad que ciertas configuraciones del Bombardier C Series, lo que hace a las dos aeronaves rivales directos, escribe Bloomberg.

    Al mismo tiempo, la empresa estadounidense sostiene que los fabricantes canadienses aprovechan los subsidios domésticos de Ottawa para ofrecer sus aviones en el mercado de EEUU a precios considerablemente reducidos.

    Boeing insta a las autoridades del país a "igualar el campo de juego", y el Departamento de Comercio ya introdujo un veredicto provisional de elevar los aranceles para los
    aviones canadienses en un 300%.
    La disputa actual debe determinar para finales de diciembre si este aumento será permanente.

    Vea también: La brasileña Embraer presenta su primer modelo de avión de "segunda generación"

    La decisión tendrá una altísima importancia para las dos partes, ya que Bombardier está cumpliendo un gran pedido de 75 aviones para la aerolínea estadounidense Delta —la segunda más grande de EEUU-, que descarta pagar el elevado arancel.

    La propia Delta rechaza que el precio de los C Series ha sido la razón para preferir Bombardier ante Boeing:

    "Cuando tomamos la decisión de incorporar los CS100 [canadienses] en nuestra flota, Boeing simplemente no disponía, y no dispone hasta ahora, de un avión de tamaño necesario. Boeing no 'perdió' esta venta [por los precios]", aseguró el vicepresidente de la aerolínea, Greg May.

    La disputa ya tiene una repercusión negativa en el negocio de Bombardier, ya que muchas aerolíneas efectivamente congelaron sus negociaciones con el fabricante canadiense en espera de la decisión final.

    Lea también: El 'plan aeronáutico': Rusia satisfará su mercado doméstico con aviones propios

    El escándalo comercial afectó también las relaciones diplomáticas de EEUU con Canadá, y también con el Reino Unido, recuerda Bloomberg.

    El embajador canadiense en EEUU advirtió contra dar preferencia a Boeing en este litigio por las consecuencias negativas para la industria aeronáutica del propio EEUU, donde se producen una gran cantidad de componentes de los C Series.

    El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ya canceló la compra de los cazas de combate de Boeing.

    A su vez, la primera ministra británica, Theresa May, criticó las intenciones de EEUU de elevar los aranceles, ya que Londres también participa en su fabricación.

    "No es el tipo de actitud que esperamos de un viejo socio", valoró May, cuyo Gobierno no descartó terminar algunos de los contratos con Boeing también.

    Mientras, el director del departamento de los aviones comerciales de Boeing insistió en que los precios "comparables con los aviones de segunda mano" de Bombardier ejercían presión sobre los competidores para bajar sus precios.

    "La demanda de los clientes por los precios bajos es más alta que nunca. El daño es real", afirmó citado por el medio.

    Le puede interesar: El SSJ-100 supera a los demás aviones de la misma clase

    Además:

    Aniversario del avión SSJ-100: 150 unidades fabricadas en diez años
    La 'respuesta' ruso-china a Boeing y Airbus recibe nombre oficial
    Boeing y Airbus no pueden vivir sin la experiencia rusa
    Adiós, An-148: se desmantela el último proyecto prometedor ruso-ucraniano
    Nacido para ganar: ¿cómo se impondrá el avión ruso MC-21 a los Boeing y Airbus?
    Etiquetas:
    competitividad, industria aeronáutica, Boeing, Bombardier
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook