En directo
    Bolívares (imagen referencial)

    Experto: Venezuela tiene pocas posibilidades de reestructurar su deuda

    © REUTERS / Ueslei Marcelino
    Economía
    URL corto
    103

    CARACAS (Sputnik) — Es difícil que Venezuela logre un acuerdo para reestructurar su deuda externa en la reunión de Caracas con los acreedores, dijo a Sputnik el economista Orlando Ochoa.

    "Venezuela está en medio de un asunto espinoso, porque sin un plan económico creíble no hay cómo refinanciar la deuda; además, el principal problema es que tiene sanciones financieras y la jurisdicción de la mayoría de los bonos está en Nueva York, y tienen prohibido financiarse ahí", indicó el doctor en economía de la Universidad de Oxford.

    El Gobierno estadounidense aprobó en agosto sanciones que prohíben a sus ciudadanos y a entidades que operen en el sistema financiero de ese país hacer negocios con los bonos de la deuda o con capital del Gobierno venezolano y de su compañía petrolera estatal, Petróleos de Venezuela SA (PDVSA).

    Las sanciones no solo se aplican a la principal industria del país caribeño y su capital, también alcanzan al presidente Nicolás Maduro, el vicepresidente Tareck El Aissami y a otros altos cargos del Gobierno, como el director del Tesoro Nacional, Erik Malpica Flores, y el ministro de Economía, Simón Zerpa.

    La comisión de reestructuración de la deuda está encabezada por El Aissami, quien también está sancionado por EEUU.

    Las medidas contra estos funcionarios, además de congelar sus bienes y cuentas en Estados Unidos, prohíben a cualquier empresa o ciudadano de esa nación a hacer negocios con ellos.

    Cita en Caracas

    En la reunión que se lleva a cabo en el Palacio Blanco en Caracas (situado frente a la casa de Gobierno), las autoridades buscan renegociar los bonos soberanos y de PDVSA, que equivalen a unos 60.000 millones de dólares, de los 150.000 millones de la deuda externa, de acuerdo a datos publicados por la consultora Econoanalítica.

    A la cita confirmaron su asistencia 414 acreedores, lo que se traduce en 91% de los tenedores de bonos, informó Maduro.

    Ochoa, en cambio, cree que esta reunión no llevará a una renegociación de la deuda, "porque se debe presentar un plan económico de recuperación creíble y eso es muy difícil".

    Le puede interesar: Venezuela denuncia "asfixia económica" impulsada por EEUU

    A juicio del especialista, este encuentro es una prueba para verificar si le está permitido tanto al Gobierno como a sus funcionarios sancionados conversar.

    "Lo que no está claro en las sanciones es si le prohíban hablar con los tenedores, por eso es que pueden ir a hablar, creo que están verificando si pueden al menos hablar", agregó el especialista.

    Sin embargo, antes de esta reunión, el Gobierno de Estados Unidos lanzó una advertencia a los tenedores de estos bonos, y les indicó que renegociar la deuda venezolana puede conllevar castigos severos.

    De acuerdo con el Departamento de Estado de EEUU, la pena para quien viole esta normativa puede incluir 30 años en prisión y multas de hasta 10 millones de dólares.

    Dificultades para reesctruturar

    En los últimos años, los "escándalos de corrupción", de altos funcionarios presuntamente implicados en situaciones ilícitas, y la caída involuntaria de la producción de petróleo le han restado credibilidad o viabilidad al posible plan de recuperación que pueda presentar el Gobierno a sus acreedores para un refinanciamiento o reestructuración, aseguró el experto.

    "Ambas opciones deben tener algo que en el chavismo es muy difícil, un plan económico creíble que vaya más allá de populismo y cuento, un plan de recuperación", acotó.

    Un refinanciamiento es un canje de bonos que la mayoría de los poseedores deben aceptar; para ello, el Gobierno debe presentar una propuesta a los acreedores para perfilar el financiamiento y que le permitan no pagar por un tiempo para invertir en ciertas áreas.

    En el caso de una reestructuración, el Gobierno debe admitir que no tiene cómo pagar, y "es menos voluntario", pues se invita a sus acreedores a negociar un cambio de términos, pide más capital, una reducción de cupones y un lapso sin pagar.

    "Teniendo una economía entrando en hiperinflación, la producción petrolera está cayendo 10% al año, y con eso es que se paga, vendiendo petróleo. ¿Cómo se da una refinanciación a futuro, si en dos años se va estar produciendo 20% menos?", cuestionó Ochoa.

    ¿A quiénes le debe Venezuela?

    El presidente venezolano ha dicho recientemente que la mayoría de los tenedores de los bonos provienen de dos de los países que le han aplicado sanciones a la nación caribeña y serán los más afectados si no hay una negociación.

    Maduro indicó que el 74% de los acreedores son estadounidenses y canadienses, y la firma Econoanalítica indica que el restante se concentra entre venezolanos y europeos.

    En este momento, Ochoa solo ve viable que el Gobierno venezolano alcance a negociar con los tenedores locales, que rondan del 30%.

    A las puertas del "default"

    Venezuela está a las puertas de un "default" (cese de pagos), afirmó Ochoa.

    "Como todos sabíamos, las cuentas no dan para pagar en 2018", y si esto ocurre los tenedores podrían tomar acciones legales, porque si uno no acepta negociar y el Gobierno le paga, el resto tendría el derecho de exigir su pago.

    Con unas reservas de 10.000 millones de dólares y sin capacidad de financiamiento, Venezuela tiene que pagar unos 8.000 millones en 2018.

    "Si se cae en default, entonces ellos (los tenedores de bonos) van a pasar a tomar acciones legales, para incautar los ingresos petroleros, buques, como pasó con Argentina en 2014; es un asunto muy complejo", expuso.

    Le puede interesar: China considera que Venezuela podrá pagar su deuda externa

    Además, la reestructuración o el refinanciamiento de la deuda venezolana, de acuerdo a la Constitución vigente en Venezuela, requiere aprobación de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) de mayoría opositora, para que tenga validez.

    Desde mediados de 2016 la Asamblea está inhabilitada, debido a una sentencia de desacato emitida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), por desconocimiento de sus decisiones.

    En situaciones similares, la Sala Plena del TSJ ha tomado las decisiones que competen al parlamento.

    No obstante, desde que se creó el pasado 30 de julio la Asamblea Nacional Constituyente, conformada solo por el sector oficialista, ante la negativa de la oposición a participar en el proceso electoral, ha sido esta la encargada de tomar las decisiones del parlamento.

    Sin embargo, la Constituyente es desconocida por gran parte de la comunidad internacional y su creación originó la mayoría de las sanciones de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea contra Venezuela.

    Para Ochoa, la única salida a esta crisis es un diálogo serio que conlleve a una negociación entre el Gobierno y la oposición, que permita un cambio de esquema económico en este país caribeño.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Venezuela pagó más de 2.800 millones de dólares de su deuda
    FMI pone a Venezuela plazo de seis meses para entregar datos estadísticos de su economía
    ¿Economía venezolana a la defensiva?
    Etiquetas:
    reestructuración, deuda, economía, Venezuela