En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El peso mexicano amortiguó el embate de EEUU en las negociaciones comerciales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) arrancando con una depreciación moderada en línea con otras divisas frente al dólar, dijo a Sputnik la analista Gabriela Siller.

    Con una depreciación de 0,39 por ciento en la apertura de este jueves, un día después del lanzamiento de las negociaciones del TLCAN, "por ahora el tipo de cambio se ha mantenido estable, sin efectos observables por los primeros comentarios de la renegociación", dijo la directora de análisis económico-financiero del Banco Base de México.

    La experta consultada por esta agencia destacó que el representante comercial y negociador jefe del Gobierno de EEUU, Robert Lighthizer, "adoptó una postura proteccionista, acusando nuevamente al TLCAN de pérdidas de empleos y diciendo que es necesario eliminar el déficit comercial de EEUU".

    Por otro lado, la respuesta de secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, amortiguó ese ataque, pero aclaró que hay temas internos como el salario mínimo que van por fuera de las negociaciones.

    Al empezar la primera de siete rondas previstas en al menos seis meses, la delegación de México "dejó en claro que no permitirá que los requerimientos de otros países determinen el nivel de salarios", uno de los principales atractivos para la industria manufacturera estadunidense, a pesar de la presiones de la oposición mexicana en sentido contrario.

    El déficit comercial mundial de EEUU superó los 730.000 millones de dólares al cierre de 2016, y los cerca de 64.000 millones de dólares deficitarios en la balanza comercial con México representan solo el 9 por ciento de ese total, mientras que con Canadá es de unos 11.000 millones de dólares.

    No obstante, el argumento de la Casa Blanca es que en los años de un bajo intercambio comercial norteamericano, EEUU tenía un superávit en la balanza de 1.300 millones de dólares con México en los años 1990.

    Sin embargo, a pesar de haberse multiplicado por cinco, ese balance negativo para el comercio de EEUU con México es menor que en sus intercambios con Alemania y Japón.

    Además es apenas la quinta parte del déficit estadounidense con China, de casi 350.000 millones de dólares (47 por ciento), según diversos analistas basados en datos de la Oficina de Censos de EEUU.

    Pero esa controvertida balanza es similar al déficit del comercio mexicano con la potencia asiática, lo que hace suponer que se estaría beneficiando de la puerta mexicana abierta hacia Norteamérica.

    La mira de los negociadores encabezados Lighthizer está puesta, sobre todo, en los casi 3,5 millones de autos que produce México cada año, para vender a EEUU un 80 por ciento de esa producción de las grandes firmas automotrices mundiales establecidas en los enclaves industriales de México.

    Guajardo celebró que el representante comercial de Trump reconociera que el TLCAN "ha sido muy bueno para el sector agroalimentario, en el desarrollo de la interacción de las fronteras, pero con preocupaciones específicas por el sector de manufacturas".

    De acuerdo con un análisis de Bloomberg publicado el jueves, los aranceles que pagaría México en EEUU sin el TLCAN "serían de 1,9 por ciento en el sector industrial y 6,4 por ciento en el agropecuario".

    Mientras que una fuente anónima de la Secretaría de Economía de México estima que los aranceles a pagar por la industria mexicana "sería entre 2,5 y 4,5 por ciento para autopartes y vehículos terminados".

    El peso alimenta el déficit

    En ese complejo cruce de grandes intereses multinacionales el déficit comercial se alimenta de la disparidad del peso con la moneda estadounidense.

    La moneda mexicana perdió un 20 por ciento de su valor desde el ascenso de Donald Trump como candidato a principios de 2016 hasta su toma de posesión en enero de este año 2017, cuando el dólar interbancario subió hasta los 21,60.

    El peso ya recuperó este año casi todo el terreno perdido por la incertidumbre que generó magnate neoyorkino contra el TLCAN y los migrantes mexicanos, con estridentes amenazas de deportaciones masivas, al grado que antes del inicio de las conversaciones había remontado un 18 por ciento en seis meses, cotizado a 17,8 pesos por dólar el viernes pasado.

    "En la sesión de este jueves el dólar estadounidense inició con una recuperación frente a sus principales cruces (incluido el peso mexicano), luego de haber caído durante la sesión del miércoles con la publicación de indicadores negativos para el mercado inmobiliario de EEUU", comentó a esta agencia la experta del privado Banco Base.

    Lo que explica la apreciación de un 0,75 por ciento cotizando alrededor de 17,67 al cierre del miércoles.

    En la sesión del día después del comienzo de la modernización del acuerdo, la moneda mexicana abrió con una depreciación moderada de 0,39 por ciento a 17,73 pesos por dólar, "pero esa caída está a la par de la mayoría de las divisas en el mercado cambiario, como el euro que perdía 0,65 por ciento", por razones más relacionadas con Europa, explicó la experta.

    No obstante, un factor político que impactó en el precio del dólar fue "un claro distanciamiento entre el presidente Trump y los líderes empresariales de EEUU, lo que continúa deteriorando su credibilidad para impulsar sus promesas de campaña", enfatizó la analista.

    Además:

    "México debería defender sectores exitosos del TLCAN como el aguacate y el automotor"
    Peso mexicano continúa apreciándose y avanza con la recuperación del petróleo
    Etiquetas:
    TLCAN, peso mexicano, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook