En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    141
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La principal crítica opositora a la estrategia negociadora del Gobierno de México para el Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es la ausencia de los derechos y salarios de los trabajadores, dijo a Sputnik el senador independiente Armando Ríos Piter.

    El punto de convergencia de las fuerzas opositoras políticas y sociales es que "México debería tener como prioridad principal poner sobre la mesa el tema de la movilidad laboral entre los tres países", dijo el legislador independiente.

    Piter, quien encabeza la campaña "Levantar salarios, no muros", junto con el senador estadounidense Bernie Sanders, exaspirante a la candidatura presidencial del Partido Demócrata en 2016, dijo que la segunda prioridad de los negociadores debe ser "elevar la competitividad de Norteamérica, con un especial enfoque en la calidad de todos los trabajadores".

    Para lograrlo, el objetivo fundamental debe ser lograr "el incremento de la eventual convergencia salarial, en los próximos cinco a 20 años", explicó.

    El senador mexicano consideró un error que el jefe de los negociadores mexicanos haya dicho, en el lanzamiento de la primera ronda de tratativas, que las brechas salariales en Norteamérica están fuera de la agenda de la renegociación y que "las políticas salariales internas no forman parte de las negociaciones".

    Mantener el anzuelo de los bajos costos de la mano de obra como anzuelo de las inversiones, ha sido una equivocación que los electores mexicanos se cobrarán en las próximas presidenciales, anticipó.

    "Es un grave error no poner sobre la mesa los temas de educación capacitación e involucramiento de las pequeñas y medianas empresas; la ciencia y la tecnología son elementos para superar esa brecha laboral", enfatizó el senador.

    ¿El modelo europeo?

    En una exposición de cinco ejes, presentada a esta agencia, el también aspirante a una nominación independiente de centroizquierda en los próximos comicios presidenciales de 2018 dijo que México debería aplicar "su experiencia con el tratado de Asociación Estratégica con Europa, que contiene un capítulo avanzado en materia de DDHH".

    Esa integración de México con la Unión Europea (UE), contiene "aspectos más profundos como por ejemplo la protección de los DDHH en los tres países", explicó.

    Ante las políticas migratorias contra los flujos masivos de trabajadores migrantes de parte del presidente norteamericano, Donald Trump, que son impopulares en México, "la negociación debería enarbolar la bandera de la defensa de trabajadores migratorios en EEUU y Canadá".

    Esa línea de defensa sería "un ancla pluralista internacional para que los próximos Gobiernos mexicanos de cualquier signo pongan atención a las violaciones de las poblaciones dentro y fuera de nuestro país", planteó.

    Un cuarto eje de la negociación debe ser "un capítulo de combate a la corrupción".

    Ese tema tan sensible ante los escándalos de sobornos en México, "es una prioridad no solo en el ámbito comercial o de inversión sino de las políticas gubernamentales en la actuación cotidiana de los tres países".

    Y como quinto eje, México debe acompañar a Canadá en la defensa de los temas medioambientales, que el Gobierno de Trump, pretende abandonar, tras su retiro del Acuerdo de París contra el cambio climático causado por el calentamiento global que genera la contaminación ambiental.

    En ese mismo renglón, el país latinoamericano debería poner el tema de las energías renovables como prioridad de la integración de Norteamérica "que implica oportunidades para nuestra industria".

    Como un principio rector que guíe toda la renegociación abierta por Trump, México "no debe permitir que la solución de las controversias sea en manos estadounidenses que desean aplicar políticas proteccionistas sin sanciones".

    La sola intención de imponer cuotas al comercio para proteger la industria estadounidense "atenta contra la lógica del libre comercio que generaría costos de transacciones absurdos".

    En ese punto, dice Piter, "es mejor pararse de la mesa".

    La propuesta del legislador mexicano se aproxima a las prioridades de Canadá de "fortalecer salvaguardas laborales; reforzar regulaciones ambientales; crear un capítulo de derechos de género y otro de derechos indígenas; reformar el proceso de solución de controversias entre inversionistas y Estado".

    La oposición legislativa

    Por su parte, a la plural Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso planteó al inicio de las mesas de renegociación que México debe perseguir "construir un nuevo modelo de cooperación en Norteamérica".

    Ese nuevo modelo debe producir "beneficios equitativos para los tres países para disminuir la desigualdad entre nuestras sociedades".

    "Esperamos la construcción de un nuevo modelo de cooperación e intercambio entre los países, con la participación democrática y transparente en todos sus términos y condiciones", dijo a su turno la diputada Gloria Félix Niebla, vicepresidenta de la Comisión Permanente que dirige el poder legislativo en las pausas del pleno, al leer el pronunciamiento acordado.

    México está listo para modernizar el TLCAN "cuando sea en el marco del respeto de la soberanía de cada país y en aras de alcanzar acuerdos que beneficien a los tres socios y a la mayoría de sus poblaciones".

    La experiencia de la integración regional del norte del continente "demanda del reforzamiento de procedimientos para la resolución de disputas comerciales".

    Sin embargo esos mecanismos deben ir "acompañado de un marco para una mayor cooperación trilateral, regional y multilateral que nos permita ampliar los beneficios de acuerdo comercial", expuso.

    La vicepresidenta de la Comisión Permanente resaltó que la modernización de este acuerdo global que establece las reglas del comercio internacional y las inversiones entre los tres países "hace necesaria ante la elevada competencia y el crecimiento de las relaciones comerciales entre todas las naciones".

    La prioridad de México es "que en esta etapa de modernización sea posible la disminución de la desigualdad entre nuestras sociedades", puntualizó.

    Miguel Barbosa, expresidente del Senado y líder parlamentario del Partido del Trabajo (PT, izquierda), dijo que México debe "rechazar cualquier intento de aplicar medidas proteccionistas, y si EEUU insiste, el Gobierno mexicano debería considerar retirarse del proceso de negociación".

    La senadora Angélica Rojas del Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha) indicó que el proceso es "una oportunidad para zanjar las controversias históricas que se han tenido en torno a algunos productos como azúcar, atún, autotransporte y madera".

    Las negociaciones debe producir "una mejora en el comercio agrícola, incrementar la participación de los emprendedores, promover el piso parejo en intercambios comerciales, integrar el sector energético y telecomunicaciones, reforzar las regulaciones ambientales y no aceptar nuevos aranceles", recalcó. 

    Además:

    "México debería defender sectores exitosos del TLCAN como el aguacate y el automotor"
    Etiquetas:
    TLCAN, Armando Ríos Piter, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook