23:35 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Barras de oro

    Rusia contrarresta las sanciones con oro

    © AP Photo / Michael Probst
    Economía
    URL corto
    Sanciones de Occidente contra Rusia (745)
    5553
    Síguenos en

    Si se toma como punto de partida el mes abril de 2014 (cuando entraron en vigor las primeras sanciones contra Rusia) hasta junio de 2017, el Banco Central ruso ha comprado casi 670 toneladas de oro.

    Actualmente, las reservas son de más de 1.700 toneladas de oro, mientras sus reservas internacionales equivalen a unos 400.000 millones de dólares.

    Europa es consciente de que Rusia está adquiriendo oro en grandes cantidades, pero no puede influir en ello, puesto que el metal precioso circula en el mercado interior ruso, señala Guennadi Granovski, autor del artículo para el portal Rusvesna.

    "Putin compra oro porque estima que la confianza en el dólar irá disminuyendo a largo plazo o el dólar será utilizado como arma contra Rusia", cita el columnista al economista estadounidense James Rickards.

    Por otra parte, en Occidente se están formando de nuevo las burbujas financieras. De acuerdo con algunas estimaciones, es probable que en dos o tres años, una nueva crisis absorba las finanzas del planeta, y los metales preciosos suban a alturas inalcanzables, garantizando la sostenibilidad de monedas nacionales.

    Según Granovski, esta situación demuestra que la economía rusa se mantiene estable incluso en condiciones de una fuerte presión externa. Además, eso significa que las sanciones occidentales no han cumplido sus tareas políticas, sino han complicado los negocios y las relaciones comerciales internacionales.

    Lea más: Forbes: Rusia ha salido de la crisis a pesar de las sanciones

    El comercio sufre pérdidas directas, mientras que algunas empresas, como la alemana Vakoma Production GmbH se fue a la quiebra.

    El Comité oriental de la economía alemana publicó el 29 de junio un nuevo informe sobre los resultados de tres años de sanciones económicas mutuas de la UE y Rusia.

    El columnista opina que el negocio alemán no considera que las sanciones sean infinitas. Los efectos de corto plazo ya se notan considerablemente. El Comité estima que las pérdidas del comercio bilateral entre la UE y Rusia durante el periodo indicado fueron de 58.000 millones de euros.

    Sin embargo, una amenaza más significativa para las empresas alemanas es su desplazamiento gradual del mercado ruso. No se trata solo de la sustitución de importaciones, anunciada por el Gobierno ruso, señala el autor.

    ​De acuerdo con el informe del Comité oriental de la economía alemana, "se confirmaron las preocupaciones iniciales de los proveedores alemanes de productos de ingeniería y equipos industriales, de que sus competidores chinos aumentarían sustancialmente su participación en el mercado ruso".

    Granovski comenta que en lugar de motores diésel alemanes, los barcos de misiles Buyan-M ahora reciben motores chinos hechos con una licencia alemana. Lo mismo ocurre en la construcción de buques de la guardia costera del proyecto 22460 y una serie de otros proyectos.

    Mientras tanto, las pérdidas financieras siguen siendo las más importantes. Entre los años 2013-2016 se produjo un colapso a gran escala en el comercio entre la UE y Rusia: sus volúmenes han caído más de un 40%.

    Tema: Rusia responde a las sanciones de Occidente

    Estos resultados empujan a la comunidad empresarial occidental a trabajar para que las relaciones comerciales entre la UE y Rusia salgan de la crisis, asegura el autor.

    Tema:
    Sanciones de Occidente contra Rusia (745)

    Además:

    Las verdaderas causas de la particular 'fiebre del oro' de Rusia
    El Kremlin comenta las sanciones de la UE a Rusia
    Varios países de la UE se oponen a la prórroga automática de las sanciones antirrusas
    ¿Qué productos rusos desplazaron a sus rivales extranjeros del mercado nacional?
    Etiquetas:
    oro, economía, sanciones, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik