En directo
    Oficina del Ministerio de Empleo y Seguridad Social en Sevilla, España

    ¿Trabajas o trabajaste en el exterior? Atención con la jubilación

    © REUTERS / Marcelo del Pozo
    Economía
    URL corto
    0 20

    De acuerdo con la Organización Iberoamericana de Seguridad Social, a nivel mundial hay solamente tres convenios multilaterales que permiten sumar las contribuciones aportadas por el tiempo de trabajo en más de dos países.

    Las personas que hayan trabajado en más de un país dependen de la existencia de por lo menos un acuerdo bilateral para contabilizar los años de contribución en el territorio extranjero. Sin embargo, en tiempos en que las fronteras están cada vez más integradas, el trámite puede ser un tanto complicado. Luego de asentada la libre circulación de personas entre los Estados miembros de la Unión Europea (UE), el único bloque que también apostó a la amplia integración de los aportes a la previsión social de sus ciudadanos fue el Mercosur, según la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS).

    Sin embargo, 13 países latinoamericanos dieron un paso adelante con la firma del Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social, junto con España y Portugal. Actualmente,  el acuerdo está vigente en 11 de los 15 países que lo han suscrito. "Se trata del único convenio en el mundo que abarca países de dos continentes distintos", afirmó a Sputnik el español Francisco Jacob, vicesecretario general de la OISS.

    "Lógicamente España y Portugal ya tienen la experiencia de la UE, pero hay países como Bolivia y El Salvador que prácticamente no tenían ni siquiera algún convenio bilateral. Están incorporando esa disciplina de cero y lo están haciendo muy bien, con mucho interés", observó.

    Sin ese tipo de instrumento, una persona puede llegar a perder su derecho a la jubilación por no acumular los años trabajados en cada país. "Por ejemplo, España exige un mínimo de 15 años de aportaciones, mientras Uruguay exige 30. Eso significa que una persona que haya trabajado 10 años en España y otros 25 en Uruguay, después de haber trabajado y aportado durante 35 años de su vida laboral, no accedería a la pensión ni en España ni en Uruguay y quedaría desprotegida", explicó Jacob.

    "Lo que el convenio permite es sumar esas cotizaciones para que los dos países tengan en cuenta la totalidad de los períodos de aportación en ambos. España consideraría los 10 años aportados en España y los 25 de Uruguay, calcularía la pensión que le correspondería como si hubiera cotizado 35 años en España, pero no le va a pagar eso sino lo proporcional a los 10 años que efectivamente aportó en España sobre los 35 totales. Por su parte, Uruguay haría lo mismo", agregó.

    En el marco del convenio iberoamericano, más de 20.000 trámites se han procesado desde su entrada en vigor en 2011. El número puede sonar poco considerando la cantidad de países, sin embargo, se trata de una instancia que todavía se está ajustando a la realidad de cada nación, por lo que anualmente se llevan a cabo cursos de capacitación para que los Estados signatarios se actualicen en la materia.

    "El principal problema es siempre el retraso. Se tarda mucho tiempo porque un país tiene que solicitar la información a otro país o incluso a más de uno, algo que suele atrasar mucho el trámite. El convenio del Mercosur ya desde hace tiempo está operando un sistema de transmisión electrónica de datos entre los países miembro. Estamos acompañando esa innovación e intentando trasladarla al convenio iberoamericano. Actualmente estamos probando un sistema parecido que ya está en actividad en seis países, con el fin de adelantar el trámite", observó.

    En todo caso, Jacob sugirió que las personas guarden las certificaciones que permitan comprobar sus aportes a la seguridad social en trabajos realizados en el exterior. "Si bien el trabajador no tiene que hacer nada hasta que llega el momento de solicitar la prestación, también está bueno que de alguna manera vaya documentando su vida laboral para que eso permita adelantar el trámite en el futuro. No tiene que hacerlo, pero puede ayudar", opinó el español.

    Otras ventajas del convenio incluyen la posibilidad de que el pensionista cobre su prestación en donde reside aunque no sea el país que la haya concedido. En el caso de trabajadores trasladados por la empresa, el tratado permite definir cuál es la legislación aplicable. Por otro lado, establece canales de cooperación administrativa que facilitan una serie de trámites para que el trabajador no tenga que desplazarse a otro país para requerir un determinad documento.

    "Hasta que llegue el día de solicitar la prestación, un joven, por ejemplo, no va a notar los efectos del convenio. En las mejores circunstancias llevará muchos años y será en el momento de la jubilación, pero también puede ser en cualquier momento, si tiene un accidente, si adquiere una incapacidad o si fallece y su familia tiene que encargarse. En el momento en el que se produce el hecho que determina la prestación es cuando el convenio entra en juego", recalcó el directivo.

    De los 15 países signatarios del convenio iberoamericano, Colombia, Costa Rica, República Dominicana y Venezuela todavía no ratificaron el texto. Otros siete países de la comunidad, como México, Cuba y Honduras no lo han firmado. "Hemos tenido peticiones de países europeos, como Alemania y Austria, interesados en sumarse al convenio iberoamericano. Pero eso implicaría abrirlo a naciones que no sean de la comunidad y que no hablan español o portugués. Obviamente, en un futuro, lo ideal sería ampliarlo a nivel global", concluyó Jacob.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    El otro lado de las jubilaciones
    Gobierno de Brasil niega que vaya a renegociar la edad mínima para la jubilación
    Argentina retirará las jubilaciones a funcionarios que trabajaron durante la dictadura
    Gobierno de Argentina promete revisar el ajuste en jubilaciones y ayudas sociales
    Etiquetas:
    jubilación, seguridad social, pensiones, Iberoamérica