En directo
    Economía
    URL corto
    224
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La cotización del peso mexicano frente al dólar sigue a merced de la volatilidad que afecta a los mercados financieros, tras el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales en EEUU, y este 14 de noviembre perdía 0,50% en las operaciones mayoristas.

    La moneda mexicana sigue arriba de la barrera psicológica de los 20 pesos, y cada dólar se vendía esta mañana a 20,84 pesos, una ligera recuperación frente los 21,11 que la moneda estadounidense alcanzó antes de la apertura de los mercados, informó el Banco de México.

    Mientras tanto, en las ventanillas bancarias para minoristas, el dólar se vende a 21,15 pesos, lo cual representa una pérdida de alrededor de 20% de su valor a los largo de 2016.

    En ese marco, las compras incentivadas por el clima de nerviosismo que desató la inesperada victoria del magnate, que amenaza con renegociar y revertir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha generado, en contraste, una ligera alza en el mercado bursátil mexicano.

    Su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) subió a 5.629 puntos, lo que representa una recuperación de 1,44% frente a una pérdida acumulada de 3,68% de la semana pasada.

    A la espera del banco de México

    Los mercados mexicanos comenzaron esta semana operaciones con la mirada puesta en la próxima reunión de la junta directores del Banco de México del 17 de noviembre, anunciada por el gobernador del organismo autónomo, Agustín Carstens, pocas horas después del triunfo de Trump.

    El responsable de la política monetaria retrocedió de su postura a favor de medidas de emergencia –expresadas antes de la elección– y el miércoles pasado apareció junto con el secretario de Finanzas José Antonio Meade, quien dijo que México confiaba "en los fundamentos de su economía en el contexto de volatilidad financiera".

    El responsable del gabinete económico descartó salir a calmar a los mercados con una oferta de dólares de las reservas internacionales que rondan los 175.000 millones de dólares, porque sería como "echar sal al mar".

    A partir de entonces, la atención se ha concentrado en la posibilidad de que el Banco de México (Banxico, central, emisor de moneda) pueda aumentar su tasa de referencia.

    La preocupación sobre depreciación del peso está concentrada en la posibilidad de que impacte en la meta inflación, prevista en alrededor de 3% anual, de manera que ahora se especula sobre un aumento de la tasa de interés de referencia, situada ahora en 4,75%.

    Donald Trump, candidato a la presidencia de EEUU
    © REUTERS / Carlo Allegri
    Mientras que las tasas de la reserva Federal están en un rango de 0,25 y 0,50% desde principios de este año, la tasa de Banxico se ha incrementado tres veces este año y cuatro desde diciembre pasado, para un incremento acumulado 1,75%.

    Por lo tanto, las expectativas entre los inversionistas van desde una decisión de no moverse a la espera de las políticas de Trump, un aumento de 0,50% mínimo –subiendo a 5,25%–: o un incremento de 1,0% máximo, de manera que la tasas mexicana de interés suba a 5,25 como mínimo, y un máximo en 5,75%, es decir un incremento de 100 puntos base.

    Por lo tanto, la decisión de la Junta de Gobierno de Banxico frente a la depreciación del peso y su impacto en la inflación, dominará la lista de los dilemas de la próxima reunión sobre política monetaria.

    Grandes consorcios mexicanos deudores en dólares han sufrido cuantiosas pérdidas por su deuda colocada en dólares, como los gigantes mexicanos Televisa, Cemex y América Móvil, la compañía de del magnate Carlos Slim.

    Además:

    Efecto Trump: ¿fin de la globalización?
    Etiquetas:
    peso mexicano, Donald Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook