En directo
    Economía
    URL corto
    383
    Síguenos en

    "Un error estratégico". Así calificó una de las principales figuras del equipo de Donald Trump, la falta de atención por parte de Barack Obama hacia el proyecto chino del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB).

    James Woolsey, asesor principal del próximo presidente estadounidense en materia de Seguridad e Inteligencia, además adelantó al diario South China Morning Post que espera de Trump "una actitud mucho más cálida" hacia la iniciativa del país asiático denominada 'Una Franja, Una Ruta' —un plan anunciado por el líder chino que supone la unificación de los esfuerzos regionales para crear 'La Nueva Ruta de la Seda'—.

    La primera reacción de los analistas a sus palabras podría resumirse en los siguientes términos: el mundo puede ser testigo de un acercamiento por parte de Washington hacia Pekín, si Trump apoya la participación de EEUU en la iniciativa china y aprueba los esfuerzos del gigante asiático en el desarrollo de 'La Nueva Ruta de la Seda'.

    Todo esto, sin duda, puede allanar el camino para nuevos acuerdos de inversión entre China y Estados Unidos, pronostica el director del Centro de China y la Globalización Wang Huiyao, agregando que su país "podría ofrecerle a EEUU unirse al AIIB después de la toma de posesión de Trump".

    Por su parte, Nikita Maslennikov, experto del Instituto de Desarrollo Contemporáneo ruso, anotó a Sputnik que la declaración del asesor de Trump se puede calificar como una intención de los bancos estadounidenses, como Goldman Sachs y Morgan Stanley, de ganar mayor espacio en la economía asiática y estimular a sus socios chinos a dar pasos en esa dirección.

    Con Maslennikov coincide Bian Yongzu, investigador del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad de Renmin de China, quien nos recordó que "China ya ha declarado en repetidas ocasiones que las puertas del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura están abiertas para EEUU. El objetivo principal de este proyecto es la edificación de infraestructura básica en Asia y promover el desarrollo de la economía asiática".

    El presidente saliente de EEUU, Barack Obama, se opuso desde el principio a toda cooperación en el marco de la iniciativa, esgrimiendo que la nueva institución podría recortar la influencia de otras ya existentes como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.    

    Además:

    China construye su primera central atómica flotante, ¿pero dónde?
    China y Venezuela refuerzan alianzas económicas
    Rusia y China preparan declaración sobre cooperación en energía nuclear
    Etiquetas:
    cooperación, James Woolsey, Donald Trump, Asia, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook