En directo
    Economía
    URL corto
    4414
    Síguenos en

    La inestabilidad en la escena política y militar de nuestro planeta ha hecho a muchos recordar los peores tiempos de guerra que azotaron a la humanidad durante el siglo XX. Al parecer, las predicciones económicas también hacen su aporte a esos temores.

    Y es que mientras más se oyen las voces que exigen estímulos fiscales, más la situación económica de los países desarrollados se asemeja al contexto en que se encontraba el mundo antes de los mayores conflictos del siglo XX, destaca un reciente análisis.

    Así, según el Fondo Monetario Internacional la carga de la deuda ya ha alcanzado su máximo relativo desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Y las autoridades no ven otra opción que seguir aumentándola. Mientras tanto, las inversiones cayeron a su nivel más bajo desde el mismo período.

    Algo parecido, por ejemplo, ocurrió durante la Gran Depresión de los años 30, que en mucho le abrió el camino al conflicto mundial. La gran cantidad de mano de obra e inversiones necesarias para restaurar los países afectados y levantar sus economías en mucho resolvieron el problema del déficit. Entonces, ¿puede un conflicto global resolver los actuales problemas económicos?

    Lamentablemente, no se trata de una pregunta irónica.

    "Durante la década de 1930, EEUU sufría de una deflación similar por la que pasa Japón actualmente. La nueva política introducida entonces por el presidente Roosevelt logró superar esa situación, pero permaneció el temor de los empresarios y directivos de invertir a través de préstamos. ¿Qué solucionó esa situación? ¡La guerra! La Segunda Guerra Mundial que ocurrió durante la década de 1940 fue la solución para EEUU", expresó el ministro de finanzas de Japón, Taro Aso, durante una conferencia en la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

    El columnista económico Paul Krugman anotaba entonces que, lamentablemente, aquella guerra fue un estímulo muy grande para que la economía de EEUU saliera de una segunda recesión, derivada de la política del presidente Roosevelt. "Ahora, está claro, estamos buscando una manera de lograr algo similar pero sin la guerra", concluyó.

    Es decir, tanto los economistas como los gobiernos están tratando de encontrar maneras de resolver el problema de la deuda global, pero hasta ahora no lo han logrado. Así que solo nos queda adivinar cuál sería nuestro destino si, a su consideración, una nueva guerra mundial sería la única manera de salvar su economía.

    Lea más: ¿A quién beneficia el retorno de la 'amenaza rusa'?

    Además:

    Expertos prevén el derrumbe económico de EEUU
    El desempleo en España baja del 20% por primera vez en seis años
    Rusia entra en el top 40 de los mejores países para hacer negocios
    Etiquetas:
    sanciones, guerra económica, Paul Krugman, Taro Aso
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook