18:39 GMT +319 Diciembre 2018
En directo
    Cosecha en la región de Kaliningrado

    La montaña viene a Mahoma: agricultores foráneos invierten en Rusia

    © Sputnik / Igor Zarembo
    Economía
    URL corto
    Rusia responde a las sanciones de Occidente (426)
    1431

    Putin no se apresura a levantar el embargo alimentario a Europa por las sanciones y las dificultades comerciales que supusieron para su país, en tanto que las empresas extranjeras están dispuestas a invertir en el sector agropecuario ruso con tal de permanecer en el mercado, informan diversos medios.

    "Si el queso francés no puede ser importado a Rusia debido a las sanciones, habrá que traer a los queseros aquí". Tal es el lema de los agricultores y ganaderos rusos, quienes han prosperado a raíz de la imposición del embargo en 2014.

    El diario galo Les Echos cita el ejemplo del emprendedor ruso Vladímir Borev, que exhibe con orgullo el queso de cabra producido en su granja experimental. Gracias al interés de los inversores extranjeros, este trabajador está a punto de lanzar una producción masiva de 4.000 litros diarios de leche en la región de Lípetsk, a unos 500 kilómetros de Moscú, a la manera de una fábrica mediana francesa.

    "Esto se enmarca en el proyecto estratégico del Kremlin de sustitución de las importaciones (…). El objetivo es muy claro: la industria agrícola nacional tiene que fortalecerse lo suficiente como para que a las compañías occidentales les sea difícil recuperar la cuota de mercado perdida al raíz del embargo", apunta el periodista de Les Echos.

    Lo mismo sostiene Die Welt. El rotativo germano precisa que el Ejecutivo de Rusia concede unos privilegios especiales para que el sector agrario ruso se haga más atractivo a ojos de los inversores occidentales.

    Quienes inviertan más de 10 millones de euros y se comprometan a operar en Rusia a lo largo de una década, pueden beneficiarse de las ofertas estatales y obtener rebajas de impuestos junto con los privilegios del estatus de "productor nacional".

    El interés práctico para los inversores foráneos, además, radica en la baja tasa de cambio del rublo, según afirman los analistas.

    Por ende, la demanda rusa sigue siendo importante para los productores occidentales de la zona euro, aunque el carácter de dicha demanda va variando drásticamente.

    El embargo ha abierto nuevas perspectivas para los sectores más avanzados de la industria: desde la genética de la fruta y la inseminación artificial del ganado hasta la modernización de la maquinaria agrícola y el almacenamiento de los productos lácteos.

    Las empresas alemanas han dejado atrás a sus competidores europeos en cuanto a los proyectos de construcción de instalaciones en Rusia, lo que les permite mantener su negocio en el país eslavo pese a las sanciones.

    En consecuencia, la firma alemana de maquinaria agrícola Claas acaba de ampliar al doble su planta de cosechadoras en el sur del país eslavo, al firmar un acuerdo especial de inversiones que lo iguala en derechos con los productores rusos. A su vez, el Gobierno reintegra a los agricultores rusos la cuarta parte del valor de las cosechadoras adquiridas.

    Si bien en 2015 las inversiones directas germanas batieron el récord de los últimos cinco años al alcanzar los 1.780 millones de euros, en el primer cuatrimestre de 2016 ya han rebasado los 1.100 millones de euros.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Rusia responde a las sanciones de Occidente (426)

    Además:

    La industria de carne halal rusa va a la conquista del mercado iraní
    La UE sufre fuertes pérdidas por el embargo alimentario ruso
    Etiquetas:
    sustitución de importaciones, sanciones, Europa, Francia, Alemania, Rusia