En directo
    Economía
    URL corto
    Mauricio Macri gana presidenciales en Argentina (63)
    0 01
    Síguenos en

    Mauricio Macri ganó la presidencia de Argentina montado en sus promesas de cambio y durísimas críticas a la alicaída economía, pero ahora deberá inyectar al sector de la energía una vigorosa sacudida si quiere relanzarlo como su motor, consideran analistas internacionales del sector.

    Macri está ahora "bajo una enorme presión para reactivar la economía y darle un giro; la industria de la energía está llamada a desempeñar un papel protagónico" en ese cambio de paradigma, dijo a Sputnik Nóvosti la analista en Política Energética del Instituto de las Américas (IOA), Alexis Arthur.

    El sector energético aporta alrededor del 5 por ciento del PIB de Argentina, el 6 por ciento de sus ingresos de exportación, y el 17 por ciento de sus importaciones, sin embargo, estas cifras podrían ser mucho mayores, dijo la experta del centro de análisis independiente, con sede en la Universidad de San Diego.

    Los desafíos económicos que enfrentará Macri están conectados a las perspectivas del estancado sector energético, tras 12 años del modelo económico de corte estatista impulsado por los esposos Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández.

    La antigua potencia sudamericana que alguna vez fue un importante exportador de energía y pionero en el desarrollo del gas natural, ahora debe pagar el voluminoso costo de sus importaciones de energía por más 6.000 millones de dólares por año.

    Las primeras acciones de Macri al frente de la Casa Rosada deberán enfrentar los crecientes problemas financieros y económicos de Argentina, "pero él ha dejado claro que el sector de la energía será un importante motor de la reforma" por venir, dijo la experta del prestigioso programa de investigación en energía con presencia en los principales productores de crudo y gas en las Américas.

    "El sector de la energía tiene el potencial para convertirse en un fuerte motor dentro de la economía argentina, si el nuevo presidente puede construirlo sobre la incipiente apertura a la inversión creada en los últimos dos años", advierte Alexis Arthur, analista asociada del Programa de Energía del IOA, fundado hace 25 años, en La Jolla, California.

    Macri ha prometido establecer un Ministerio de Energía, con el exjefe de la petrolera anglo-holandesa Shell, JoséAranguren, a cargo de la nueva cartera estratégica.

    Esta estrategia debería otorgar a la cartera de energía los recursos y la atención que necesita, dado que bajo la era Kirchner el sector de la energía dependía del Ministerio de Planificación, un departamento que comparte sus recursos con la minería y las obras públicas.

    Revivir a vaca muerta

    Las enormes reservas de petróleo de esquisto y gas de lutitas de la Argentina, localizadas en los desiertos de la Patagonia, apenas se han aprovechado en años.

    Por ejemplo, existe un acuerdo con Chevron valorado en unos 15.000 millones de dólares; además, las petroleras Petronas, Wintershall, Shell y Madalena han anunciado campañas de exploración y perforación en rocas de esquisto.

    "Eso es positivo, pero esto es sólo el primer paso", dice Arthur, quien ha coordinado diversos debates y foros de expertos en Argentina y otros países de América Latina.

    El desarrollo de los reservorios rocosos herméticos de Vaca Muerta, en la remota provincia patagónica de Neuquén requerirá unos 200.000 millones de dólares, "lo que significa que Macri debe apuntalar el perfil de inversión del país y de su sector energético", plantea la académica.

    La transición sería un buen momento para revisar la infraestructura de esa vital industria argentina: "los retos del sector energético incluyen las estrategias para aumentar el espacio de las energías renovables limpias", considera Arthur.

    Macri prometió abordar la cuestión de los subsidios energéticos que se tragan fondos federales estimados en un 3 por ciento del PIB nacional, algo así como 165.000 millones de dólares este año.

    "Una tarea mucho más grande y más difusa para el nuevo presidente será generar la certidumbre legal, normativa y judicial, y reducir por lo tanto el riesgo de inversión", advierte la investigadora.

    La renacionalización de la petrolera argentina YPF ha dañado la reputación del país en el contexto energético y financiero internacional:

    "Macri ha prometido no volver a privatizar la empresa, sino restaurar la confianza en las instituciones; pero los organismos reguladores de la nación deben recorrer un largo camino para tranquilizar a los inversores de que Argentina está una vez más dispuesto a cumplir con las reglas del juego", adelanta Arthur.

    El endeudamiento externo pone una enorme presión sobre la economía argentina: "esto incluyen la negociación con los acreedores internacionales, frente a una inflación de dos dígitos, la reducción del gasto público, la escases de unas reservas que se agotan y urgencia de revitalizar una economía estancada", puntualiza la responsable de IOA.

    Así será posible el "rejuvenecimiento" del sector de energético argentino con inversionistas extranjeros, mientras "las expectativas son cada vez más descomunales", puntualiza.

    Tema:
    Mauricio Macri gana presidenciales en Argentina (63)

    Además:

    Macri, el empresario conservador que inesperadamente cierra la era kirchnerista
    Etiquetas:
    energética, Mauricio Macri, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook