En directo
    Economía
    URL corto
    Tratado TiSA (16)
    0 120
    Síguenos en

    La decisión de Uruguay de abandonar las negociaciones del Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TiSA, por sus siglas en inglés) a principios de septiembre fue "legítima", dijo este miércoles el canciller Rodolfo Nin Novoa, al ser interpelado por la oposición en el Parlamento.

    "Atendiendo la resolución de un órgano partidario de alta representatividad democrática, como es el Plenario del (gobernante) Frente Amplio, fue una decisión legítima que no violó ninguna disposición constitucional ni legal ni jurídica, y no constituyó un acto irregular", sostuvo Nin Novoa.

    El Plenario del Frente Amplio (FA) recomendó el 5 de septiembre al Gobierno, por 117 votos a favor y 22 en contra, dejar la mesa del TiSA, y dos días después el presidente Tabaré Vázquez obró en consecuencia.

    Un grafiti en Montevideo (Archivo)
    © AP Photo / Marcelo Hernandez
    Nin Novoa había defendido la posición minoritaria dentro del FA, alegando que "el país perdería credibilidad si abandonaba las negociaciones".

    Pero este miércoles acudió al Senado para responder al senador del opositor Partido Colorado, Pedro Bordaberry, que le exigió explicaciones por esa decisión del Gobierno.

    "Fue simplemente escuchar la voz de la mayoría y obrar en consecuencia. Yo me sometí a esa mayoría como hago cada vez que adopta una posición diferente a la mía", sostuvo Nin Novoa.

    Bordaberry, en cambio, cuestionó que el Gobierno actuara solo en base a "la decisión de un Plenario que no es representativo de todos los uruguayos", pues "es aquí (en el Parlamento) donde se rinden cuentas al pueblo".

    El senador del FA, Marcos Otegui, defendió en entrevista con Sputnik Nóvosti la legitimidad de la decisión, "pues hubo fue un pronunciamiento del FA en su Plenario Nacional, el organismo más representativo del partido, donde participan delegados de toda la estructura" y la decisión se votó por "una amplia mayoría".

    Entendimos "que no es conveniente participar en este tipo de tratados porque van principalmente en línea de los intereses de EEUU y de las transnacionales", sostuvo.

    En Uruguay los servicios más importantes son el transporte y el turismo "y esos ya están liberalizados", por tanto, el país tiene "mucho que perder y poco que ganar" en este acuerdo, agregó Otegui.

    Críticas opositoras

    Bordaberry articuló su interpelación, que continúa al cierre de este despacho, en 28 preguntas que formuló en su intervención inicial, y que debían ser luego contestadas una a una por Nin Novoa.

    La sesión se prolongó durante la tarde y continúa en la noche de este miércoles, con intervenciones de senadores opositores y oficialistas, aunque se prevé que finalice sin una moción de censura al ministro, pues el FA detenta mayoría en la Cámara Alta.

    Bordaberry preguntó a Nin Novoa si abandonar el TiSA tendría un impacto negativo para la economía uruguaya y el canciller respondió que eso "no se puede saber hasta que no se terminen las negociaciones".

    El senador valoró que, más allá de que se esté de acuerdo o no con el TiSA, "el daño que se le ha ocasionado al país es muy grande".

    Asimismo reprochó al canciller que "las primeras explicaciones las diera en un estudio jurídico ante 50 empresarios", en referencia a una presentación en la que Nin Novoa se explayó sobre el asunto hace unas semanas.

    El ministro replicó que "nos hemos reunido muchas veces aquí por este episodio; lo que haya dicho frente a los empresarios no tiene importancia porque los elementos que estaban en juego ya habían sido comunicados a los representantes de los partidos en esos ámbitos de coordinación que tenemos en la cancillería".

    Bordaberry expuso que había considerado al TiSA un cambio en la inserción comercial de Uruguay, más allá del Mercosur (Mercado Común del Sur), "pero esa esperanza se fue", lamentó.

    "Ahora estemos sentados en otra mesa esperando a que Brasil y Argentina nos digan otra vez lo que tenemos que hacer", continuó en referencia a los dos socios mayores del Mercosur, del que también forman parte Uruguay, Paraguay y Venezuela.

    En respuesta, Nin Novoa alegó que el Mercosur no será la única plataforma de inserción internacional para Uruguay, aunque "sí la prioritaria".

    Otegui argumentó por su parte que este pequeño país apuesta a la integración regional, pero "también está abierto al mundo".

    "Hoy Uruguay comercia con más de 160 países y eso es histórico; durante buena parte del siglo XX tan solo comerciaba con unos 40 países, por tanto la integración regional no ha supuesto un límite para comerciar con el mundo", dijo Otegui a Sputnik Nóvosti.

    Los países latinoamericanos que siguen negociando el TiSA son Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Paraguay y Perú, aunque de momento no se han producido debates públicos en ellos sobre el tema.

    Completan el club Estados Unidos, Canadá, Taiwán, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, Mauricio, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Corea del Sur, Suiza y Turquía.

    Tema:
    Tratado TiSA (16)

    Además:

    El TiSA hubiera deteriorado alianzas estratégicas de Uruguay, afirma exministro
    Empresas de informática de Uruguay piden más mercados ante salida del TiSA
    Etiquetas:
    TiSA, Pedro Bordaberry, Marcos Otegui, Rodolfo Nin Novoa, EEUU, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook