00:44 GMT +308 Diciembre 2019
En directo
    Un hombre toma una foto de tipos de cambio de divisas en Rio de Janeiro, Brasil

    Brasil bajo fuego especulador

    © REUTERS / Ricardo Moraes
    Economía
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    La decisión de Standard&Poor's de reducir la calificación crediticia de Brasil al quitarle el grado de inversion y rebajarlo a la categoría especulativa, de donde había salido hace siete años, aceleró la caída de las acciones, un nuevo salto de la devaluación y un aumento del riesgo país.

    Esto puede provocar un tsunami de retiros de inversiones del país carioca, en un ataque similar al que provocaron las calificadoras contra Rusia a comienzos de este año, advierte Laura Garcia, editora de finanzas de El Cronista Comercial de Argentina.

    A partir de las rebajas en la calificación, una amenaza mayor pende sobre Brasil, según la economista: las llamadas "ventas forzadas", que se producirán si otra agencia calificadora decide seguir los pasos de Standard & Poor's. 

    “Cuando los bonos de un país pierden cierto estatus, "se caen" de los índices que replican muchos inversores, que por mandato están obligados a poner su dinero sólo en instrumentos con el sello "grado de inversión", algo que Brasil obtuvo por primera vez en 2008. Para que esto ocurra, no obstante, dos agencias deben despojar al país de la máxima calificación. Cuando así sea, algo que no debería tardar mucho en materializarse, se pondrá en marcha el mecanismo. Ventas que se activan en forman automática de aquellos inversores que necesitan "sacarse de encima" a un Brasil degradado”, dice.

    Esto implicará ventas por 6.200 millones de dólares de deuda soberana (sobre un total de 32.200 millones de dólares en títulos en moneda dura) y 14.000 millones de dólares en deuda corporativa (sobre un total de 142.000 millones), lo cual, si bien es apenas una fracción, puede generar una ola que arrastre a otros a retirarse del mercado brasileño. 

    Standard & Poor's (S&P) también rebajó la nota de crédito a Petrobras y a otras 30 empresas, de las cuales 24 perdieron el grado de inversión.

    García recuerda que “Rusia pasó por algo parecido a comienzos de año. En enero fue Standard & Poor's y en febrero, Moody's. Sin grado de inversión, estiman que hubo ventas por 4.600 millones de dólares. Pero no sólo el monto es menor que en el caso brasileño sino que la demanda de bancos rusos absorbió en buena medida los bonos de los que se deshicieron los inversores internacionales”, agrega, y destaca que en Brasil se sentirá más por la ausencia de inversores domésticos.

    El economista Claudio Lozano, de Argentina, señaló a Sputnik Nóvosti los efectos que provocan las agencias calificadoras con sus dictámenes: “Establecen el riesgo de los países, y al cambiar la nota, adelantan el proceso de salida masiva de capitales”, señaló. 

    En estos años, Brasil creció sobre la base de un gran ingreso de capitales extranjeros, y no recuperó el control. “Esto desata una fuerte salida de capitales, y eso es lo que refleja la devaluación. Se produce un ajuste, se devalúa la moneda para ganar competitividad, pero a expensas del pueblo brasileño”, concluyó. 

    Además:

    Brasil anuncia nuevos recortes y un superávit fiscal menor en 2015
    El ministro de Hacienda de Brasil reconoce que el país podría perder su nota de deuda
    Banco de Brasil confía en el sector agropecuario para salir de la crisis
    Etiquetas:
    S&P, agencias de calificación, rating, Moody's, Petrobras, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik