18:54 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Una bolsa en China

    Expertos vaticinan caídas más pronunciadas de las bolsas chinas

    © AP Photo / Mark Schiefelbein
    Economía
    URL corto
    Crisis bursátil en China (28)
    0 0 0
    Síguenos en

    Las bolsas chinas han perdido casi un tercio de su valor y millones de pequeños inversores han visto desaparecer sus ahorros durante tres semanas de una crisis que amenaza con contagiar a la economía nacional y mide la fortaleza de las reformas liberalizadoras.

    Las últimas y desesperadas medidas gubernamentales han dado un respiro con alzas en los dos últimos días.

    Los parqués chinos siguen cayendo
    © REUTERS / Tyrone Siu

    La bolsa de Shanghái, la de referencia en China, ha encadenado subidas de 5,76% (la mayor desde 1993) y del 4,5% entre el jueves y el viernes.

    Pero los expertos dudan de los efectos duraderos de la intervención gubernamental y aseguran que el margen de caída es aun grande.

    "Incluso después de una corrección del 30 %, la media del PER (beneficio por valor de la acción) del principal índice de Shenzhen está por encima del 60 %. Los valores de pequeña y mediana capitalización se sitúan sobre el 70% y, las de gran capitalización, en el 100%", sostiene por email a Sputnik Nóvosti Oliver Rui, profesor de Economía de la prestigiosa escuela de negocios CEIBS.

    El derrumbe de la bolsa llegó a mediados de junio, cuando había alcanzado sus máximos históricos después de una espectacular subida del 150 % en un año.

    Esa alza no vino acompañada de una mejor actuación de las compañías chinas y se produjo cuando la economía nacional registraba los crecimientos más bajos en décadas.

    El apogeo bursátil estuvo más espoleado por el entusiasmo irracional de millones de pequeños inversores que apuntalado por la realidad económica.

    Mark Williams, experto económico de Asia en Capital Economics, es escéptico sobre la capacidad del Gobierno para controlar el mercado porque éste no puede funcionar indefinidamente al margen del cuadro global.

    "Sus intervenciones en las dos últimas semanas sólo han empeorado las cosas. Después de esta caída, las acciones ya no están masivamente sobrevaloradas, pero cuando una burbuja estalla normalmente caen por debajo de lo que las reglas básicas pueden sugerir", señala por email a esta agencia.

    Las autoridades se reunieron el pasado domingo de urgencia con los principales actores para dictar las primeras medidas y las bolsas respondieron el lunes con subidas, pero el martes regresaron a la senda de las fuertes pérdidas.

    El Gobierno ha ordenado una moratoria de salidas a bolsa e inyectado liquidez al parqué, primero dirigida a las grandes compañías estatales y después a las pequeñas y medianas empresas, las más castigadas por la crisis.

    Las últimas, anunciadas en el telediario del mediodía para que llegasen a más público, consisten en prohibir las ventas a los grandes inversores (los que tienen al menos un 5 % de las acciones de una compañía) y enviar a la policía y al órgano regulador a investigar las ventas cortas maliciosas en un claro intento de controlar a los especuladores.

    Las medidas no son efectivas, opina Rui, quien cree que toda la liquidez aportada no solucionará la crisis debido al pánico.

    "El Gobierno debería apoyar el mercado de futuros porque tiene un endeudamiento de 10 veces. Eso permitirá ver cual es el suelo del mercado. La otra medida es aumentar los límites de precios. El objetivo del rescate no es mantener el nivel de precios sino procurar suficiente liquidez y calmar el mercado", añade.

    Los más de tres billones de dólares que se han evaporado de los parqués chinos equivalen al doble de la bolsa india y al PIB del Reino Unido.

    Las pérdidas habrían sido mayores si la mitad de las empresas no hubieran suspendido voluntariamente su cotización.

    Las oficinas de cambio, templos capitalistas en un país nominalmente comunista, se han llenado en los últimos años de pequeños ahorradores con unos conocimientos bursátiles gaseosos, sin sentido del riesgo y convencidos de que la bolsa es un mecanismo para conseguir dinero fácil y seguro.

    No es difícil ver a mujeres haciendo calceta, estudiantes o jubilados jugando a cartas mientras miran de vez en cuando las pantallas de las cotizaciones.

    Los pequeños inversores confiaban en que el Gobierno paternalista y plenipotenciario detendría las caídas pronunciadas llegado el caso, por lo que muchos lo critican ahora por haber fallado en su supuesto deber de protección.

    La prensa oficial se esfuerza estos días en una labor docente que en otros países con una cultura bursátil serían superfluos.

    Editoriales han explicado las caídas por el propio mecanismo de las bolsas y desmentido un artículo que se extendió por las redes sociales culpando a fuerzas hostiles del exterior empeñadas en tumbar la economía china.

    Tema:
    Crisis bursátil en China (28)
    Etiquetas:
    bolsa, economía, CEIBS, Mark Williams, Oliver Rui, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik