12:19 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Zara sigue triunfando en América Latina pese a sus precios elevados

    Zara sigue triunfando en América Latina pese a sus precios elevados

    © AFP 2018 / Philippe Huguen
    Economía
    URL corto
    0 11

    Mientras que en Europa Zara es una marca de ropa accesible, en América Latina se ha convertido en una firma de prestigio que, pese a sus precios elevados, sigue creciendo y acumulando beneficios.

    Con más de 6.680 tiendas repartidas en 88 países, gran parte del éxito de Zara en la región se debe a estrategias como la continua renovación de sus productos y "a que propone un estilo diferente que cuesta encontrar en tiendas locales", según señaló Mónica Zanocchi, especialista en marketing de moda.

    "A pesar de que tiene precios más elevados que en Europa, no llegan a ser tan altos como los de una tienda de diseño.

    Su estilo es más moderno, más urbano, y nunca vas a ver la misma prenda durante meses. En América Latina se aprecia como una marca premium", añadió Zanocchi en diálogo con Sputnik Nóvosti.

    Para esta experta en moda otro de los puntos fuertes de Zara es que es una "tienda práctica" donde el cliente puede encontrar de todo en un mismo lugar, desde básicos a ropa más elegante.

    Ante la llegada de estos gigantes internacionales a América Latina, empresas de la región dedicadas al sector textil compiten con los recursos clásicos de la pequeña industria: un servicio personalizado y productos de mejor calidad.

    Para Margara Shaw, propietaria de una red de boutiques de ropa en Uruguay que lleva su mismo nombre, la presencia de estas grandes empresas constituye un desafío que obliga a estar innovando constantemente.

    "Damos un carácter muy personalizado a nuestras prendas y a nuestro servicio, ese es nuestro plus. Viajamos mucho para traer ideas diferentes y siempre estamos produciendo prendas nuevas", sostuvo.

    Esta empresaria, que está a punto de cumplir 30 años en el mundo de la moda, aseguró que su firma ha cambiado la manera de producir porque en Uruguay les resulta muy caro.

    "Trabajamos en países donde los costos de producción son menores como China, India e Italia. Incluso en este último es más barato que producir en Uruguay", explicó.

    La innovación también fue clave para la cadena uruguaya Lolita, que además de producir en el país, también lo hace en India, China y Bangladesh. Su director ejecutivo, Michel Cohen, asegura la llegada de marcas internacionales tiene sus ventajas: "la entrada de grandes empresas no nos perjudica, sino que aumenta el tráfico de clientes y aumenta nuestras ventas", asegura.

    Denuncias de explotación laboral

    Zara es una de las cadenas de la empresa española Inditex, fundada por Amancio Ortega, considerado como el tercer hombre más rico del mundo y que supera ya al magnate mexicano Carlos Slim, según la lista Forbes.

    Una de las críticas más recurrentes surgidas en torno a esta multinacional está relacionada con explotación laboral, principalmente, en países del sudeste asiático, donde Zara cuenta con talleres y centros de distribución. Pero existen denuncias de que éste fenómeno también se produce en América Latina. La industria textil ha conocido un fuerte desarrollo en la región en los últimos años, además el sector registra una tercerización muy fuerte.

    La Fundación Alameda, ONG que lucha contra la trata de personas, denunció a la firma española como beneficiaria de trabajo esclavo tras una investigación llevada a cabo en Argentina.

    "Sabíamos que Zara había contratado a una empresa intermediaria y que a su vez esa empresa tenía talleres clandestinos. Seguimos a las camionetas que entregan los cortes de tela y encontramos el lugar. Allí pudimos grabar con cámaras ocultas y comprobar cómo las condiciones de trabajo esclavo", explicó Lucas Manjon, miembro de esta fundación bonaerense.

    La ley argentina, continúa Manjon, hace responsable a quien da el trabajo por toda la cadena de producción, y en este caso es Zara.

    Según esta ONG, en Buenos Aires existen unos 3.000 talleres clandestinos que funcionan en su mayoría con familias enteras procedentes de Bolivia. Hace tan solo unos días dos niños murieron en el incendio que se produjo en uno de estos talleres de la capital argentina.

    Episodios como este, lamenta Lucas Manjon, "generan indignación al principio, pero después parece que se olvida" ya que el sector textil es una de las pocos que se sigue manteniendo pujante y que no pierde beneficios.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Inditex se lanza a la conquista del Lejano Oriente ruso
    Un exempleado denuncia a Zara por discriminación
    El dueño de Zara compra un edificio en Londres por 335 millones de euros
    El dueño de Zara arrasa también en el mundo inmobiliario
    Etiquetas:
    La Fundación Alameda, Inditex, Zara, Amancio Ortega, América Latina