Widgets Magazine
En directo
    Water tax protesters demonstrate close to government buildings in Dublin city centre, Ireland, Wednesday, Dec. 10, 2014.

    Miles de irlandeses se manifiestan contra la introducción de recibos de agua

    © AP Photo / Peter Morrison
    Economía
    URL corto
    0 0 0

    Decenas de miles de personas se han sumado a una manifestación que se está celebrando este miércoles en Dublín en protesta contra la introducción de tarifas al consumo de agua.

    El último plan de austeridad del gobierno de coalición entre Fine Gael y el Partido Laborista ha provocado una masiva respuesta de la ciudadanía a la campaña nacional Right2 Water, que reivindica el "agua como un bien público y un derecho de la humanidad".

    Autobuses han traslado a manifestantes desde distintas ciudades hasta la capital de Irlanda. Desde una decena de puntos de encuentro en Dublín, la marcha ha avanzado hasta el foco de la protesta, frente al Dail o Parlamento irlandés.

    Las primeras estimaciones apuntan a una participación de entre 50.000 y 70.000 adultos y menores en esta jornada laboral, fría, soleada y sin lluvia.

    La gente ha invadido las calles y paseos del centro portando banderas irlandesas y pancartas con lemas revolucionarios y de desobediencia civil.

    "El Alzamiento de 2014: retomamos la lucha", se leía en muchos carteles en alusión a la revuelta republicana que fue el motor de la independencia de Irlanda un siglo atrás.

    Otras pancartas refuerzan la decisión colectiva de "No pagaré" o el temor de que la introducción de contadores y tarifas de agua es el primer paso a la privatización del servicio.

    La manifestación de hoy es la tercera concentración masiva en Dublín desde que el Ejecutivo de Enda Kenny constituyó un ente regulador del agua, Irish Water, en julio de 2013.

    Además de manifestaciones nacionales se repiten desde entonces protestas locales contra la instalación de contadores.

    El obvio malestar de los residentes en Irlanda por la última medida de austeridad de la Coalición formada en 2011 ha forzado ciertas concesiones del Gobierno, incluida una demora de tres meses en la introducción del nuevo sistema de pago y la promesa de que no se privatizará el servicio de agua sin un referéndum previo.

    Pero todavía prima el sentimiento colectivo de que el consumo de agua y la modernización de su suministro han de sufragarse con los impuestos generales.

    La política de aguas está precipitando el auge de partidos minoritarios y de multitud de políticos independientes, según los sondeos de opinión.

    Entre ellos, la formación republicana Sinn Fein comienza a situarse como una alternativa factible de entrar en un próximo gobierno de coalición. Su máximo dirigente, Gerry Adams, se unió este mediodía a las masas que protestaban contra el Ejecutivo de Fine Gael y laboristas.

    Etiquetas:
    Dublín, Irlanda
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik