En directo
    Economía

    El Congreso de México aprueba leyes de reforma energética

    Economía
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    El Senado de México aprobó los cambios hechos por la Cámara Baja a tres de cuatro paquetes de leyes de una extensa reforma petrolera, que permite por primera vez en 76 años la inversión privada en la industria petrolera mexicana.

    El Senado de México aprobó los cambios hechos por la Cámara Baja a tres de cuatro paquetes de leyes de una extensa reforma petrolera, que permite por primera vez en 76 años la inversión privada en la industria petrolera mexicana.

    El pleno del Senado mexicano aprobó la madrugada del martes, con 85 votos a favor y 24, en lo general y en lo particular, decenas de cambios hechos por la Cámara de Diputados a tres dictámenes senatoriales de leyes secundarias sobre la histórica reforma constitucional, aprobada en diciembre del año pasado.

    Con ese voto, el Congreso aprobó finalmente las leyes de hidrocarburos, de inversión extranjera y minera; de asociaciones público privadas, de la industria eléctrica, de la energía geotérmica; de aguas nacionales, de Petróleos Mexicanos (Pemex), y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

    Luego de más de tres meses de un complejo proceso legislativo, las leyes fueron enviadas por el Senado al presidente de México, Enrique Peña, para su promulgación.

    Con ese paso, solo falta aprobar el último paquete legislativo. El proceso podría terminar esta semana con el cuarto y último dictamen del Congreso, para convertirlas en leyes la próxima semana, cuando sean promulgadas por el presidente en el Palacio Nacional.

    Las leyes fueron impulsadas por los partidos Revoluciona Institucional (PRI, gobernante) y Acción Nacional (PAN, centroderecha); y fueron rechazados por las bancadas de centroizquierda de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT).

    La oposición presentó 39 reservas, centradas en el uso y ocupación temporal de tierras para la explotación petrolera; y la autonomía presupuestal de las empresas Pemex y CFE, que continuarán siendo estatales, sus pasivos laborales podrían ser convertidos en deuda pública, pero deberán competir con las empresas energéticas nacionales y extranjeras.

    La producción petrolera mexicana en picada

    El Congreso trabaja en forma extraordinaria en la pausa del verano para aprobar las leyes de una reforma petrolera que permite por primera vez desde 1938 la inversión privada en la industria petrolera, para poder estimular la alicaída producción de México.

    En una década, México sufrió una caída desde un pico histórico de producción de 3,4 millones de barriles diarios (b/d) en 2004, a casi 2,52 millones b/d en 2013; y siguió bajando hasta 2,47 millones b/d en 2014, lo que representa una contracción de casi 30 por ciento en 10 años, según cifras de Pemex.

    Las reservas petroleras probadas de México también cayeron de 24.630 millones de barriles de crudo equivalente, en el año 2000, a 13.440 millones de barriles en 2013, que se extinguirían en 15 años al ritmo actual de producción sin nuevos descubrimientos de hidrocarburos, de acuerdo con datos oficiales..

    México es el séptimo productor mundial de petróleo, pero por falta de capacidad de refinación, en la última década sus importaciones de gasolinas aumentaron de 30 a 50 por ciento del consumo interno.

    Pemex reportó una pérdida neta de unos 4,000 millones de dólares en el segundo trimestre de 2014, casi 7% superiores al mismo lapso del 2013, por mayores costos de ventas, deterioro de activos y carga fiscal.

    El debate

    Las leyes energéticas “atentan contra la soberanía nacional y contra la tenencia de la tierra agraria, al entregar la renta petrolera y de electricidad a las empresas extranjeras”, dijo el senador Fidel Hidalgo, del PRD (centroizquierda).

    En el mismo tono, su colega del PT, el senador David Monreal dijo que la reforma es “privatizadora, Pemex y la CFE no se modernizarán, no habrá desarrollo económico, ni los precios de los energéticos bajarán”.

    Con la reforma energética México “está entregando un cheque en blanco a las trasnacionales petroleras porque la Ley de Hidrocarburos permite que se amedrente o amenace a los propietarios sin ninguna consecuencia”, dijo el senador del PRD, Benjamín Robles.

    En cambio, la defensa del partido gobernante afirma que la reforma energética “fortalece la tenencia de la tierra y asegura que el petróleo sigue siendo de los mexicanos. No se eliminarán los subsidios a las tarifas eléctricas preferenciales para distintos grupos de consumidores”, dijo la senadora del PRI, Itzel Ríos.

    La oposición de centroderecha argumentó a favor de las leyes: “ofrecen garantías a la sociedad, en particular a las comunidades agrarias e indígenas sobre la propiedad de la tierra por encima de cualquier otro interés”, dijo el senador del PAN Jorge Luis Lavalle.

    La centroizquierda critica que las nuevas leyes “no obligan a los contratistas a ejecutar proyectos en beneficio de las comunidades afectadas, además, no se tiene la certeza de tendrán acceso a las regalías”, establecida en hasta 3 por ciento de la renta petrolera, dijo la senadora del PRD Angélica de la Peña.

    Otro tema polémico es la autorización a la perforación de miles de pozos mediante el sistema de fractura hidráulica (fracking) de rocas de esquisto (shale): “se requerirá una cantidad de agua equivalente al consumo de entre 5 y 15 millones de personas”, dijo Fernando Mayans del PRD.

    El nuevo partido de izquierda radical, Movimiento de Renovación Nacional (MORENA), una escisión que encabeza el ex candidato presidencial del PRD en 2006 y 2012, Andrés López Obrador, ya comenzó a recoger miles de firmas para promover una consulta ciudadana vinculante, que lleve a la derogación de la reforma petrolera.

    Con la consulta, ese partido pretende dar marcha atrás en 2015 a la más ambiciosa reforma estructural de México desde los años 90, cuando firmó el Tratado de Libre Comercio con EEUU y Canadá.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook