10:19 GMT +326 Septiembre 2017
En directo
    Economía

    La Justicia británica falla a favor de Abramóvich en la pugna de dos magnates

    Economía
    URL corto
    0 1 0 0

    La Justicia británica desestimó hoy el pleito del magnate prófugo ruso Boris Berezovski contra su compatriota, el multimillonario Román Abramóvich, a raíz de varias transacciones realizadas en 2000-2003.

    La Justicia británica desestimó hoy el pleito del magnate prófugo ruso Boris Berezovski contra su compatriota, el multimillonario Román Abramóvich, a raíz de varias transacciones realizadas en 2000-2003.

    Berezovski exigía una compensación de 5,5 mil millones de dólares al afirmar que Abramóvich había usado su proximidad al Kremlin para comprarle las participaciones en la petrolera Sibneft y la metalúrgica Rusal a precios inferiores a los de mercado. Abramóvich siempre rechazó las acusaciones del demandante.

    La juez Elizabeth Gloster calificó de “poco convincente” y “no fiable” el testimonio de Berezovski. El demandante, según Gloster, está dispuesto a decir “prácticamente cualquier cosa con tal de avalar su caso”.

    Por el contrario, definió como “verídico y en general fiable” el testimonio de Román Abramóvich, propietario del club de fútbol británico Chelsea y, actualmente, el número 68 en la lista de las mayores fortunas de Forbes (US$12,1 mil millones).

    Berezovski declaró a Reuters que esta sentencia mina su confianza en la Justicia británica, por lo cual no sabe aún si va a recurrirla. Más tarde declaró a la prensa que, a ratos, parecía que el veredicto lo hubiera escrito Vladímir Putin en persona.

    Abogados de Abramóvich calificaron la resolución de legítima, agradecieron a la juez Gloster y reafirmaron su postura de que la vista de un caso concerniente a transacciones rusas debía haberse celebrado en Rusia.

    Expertos rusos señalan que ninguna de las partes presentó a la juez papeles algunos, y el proceso entero dependía de quién fuera más convincente en debates. Ellos dudan de que Berezovski gane con un recurso de casación porque la Justicia británica suele avalar las resoluciones de primera instancia.

    Muchas empresas rusas, especialmente, las que tienen capital extranjero, incluyen en sus contratos la cláusula de que cualquier litigio será dirimido en Londres.

    La vista oral del caso se prolongó por 43 días durante los cuales las partes intercambiaron de insultos. Berezovski definió a su antiguo aliado como hombre “poco listo” mientras que Abramóvich le describió como “un tanto megalomaníaco”.

    Muy próximo al Kremlin durante la era de Boris Yeltsin, Berezovski abandonó Rusia en 2000, tras el ascenso de Putin a la presidencia del país. Desde entonces, Moscú exige de Londres la extradición del magnate prófugo, contra el cual ya se dictaron dos fallos en rebeldía, de 13 y 6 años, por delitos de  estafa, robo y blanqueo de dinero. En 2003, un tribunal del Reino Unido declinó la solicitud de su extradición.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik