En directo
    Economía

    Posible incremento de impuestos para ricos mantiene en vilo acuerdo sobre deuda en EEUU

    Economía
    URL corto
    0 0 0 0

    El incremento de la presión fiscal sobre ciudadanos pudientes mantiene en suspenso el acuerdo sobre el nuevo límite del endeudamiento de EEUU, informó la víspera una fuente del Congreso estadounidense próxima al proceso de negociaciones con la Casa Blanca.

    El incremento de la presión fiscal sobre ciudadanos pudientes mantiene en suspenso el acuerdo sobre el nuevo límite del endeudamiento de EEUU, informó la víspera una fuente del Congreso estadounidense próxima al proceso de negociaciones con la Casa Blanca.

    La fuente, citada por la cadena de televisión CNN, señaló que “nada está consensuado aún” y que “el acuerdo sigue en tela de juicio a causa de las discrepancias sobre la prórroga de beneficios fiscales para americanos con un ingreso anual de más de 250.000 dólares”.

    Representantes del Congreso y de la Administración celebran consultas casi a diario. Barack Obama y el vicepresidente de EEUU, Joseph Biden, se reunieron en la tarde del jueves con un grupo de congresistas demócratas para repasar el avance de la negociación.

    El interlocutor de CNN precisó que el acuerdo se encuentra atascado porque los republicanos se oponen a la supresión de beneficios fiscales para ciudadanos de altos ingresos económicos.

    El Partido Republicano representa tradicionalmente los intereses de grandes empresas y americanos más ricos.

    El incremento de la presión fiscal sobre este sector forma parte de una fórmula de compromiso elaborada por el  “grupo de los seis” (tres senadores demócratas y tres republicanos) y que prevé también un fuerte recorte del gasto público, en particular, en materia de sanidad y seguros sociales a cambio de que el Congreso acepte revisar al alza el techo de la deuda.

    John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, insiste en la preservación de los beneficios fiscales para ciudadanos pudientes pero la Administración está dispuesta a prolongarlos sólo por dos años.

    Introducidos a principios de esta década, durante el gobierno de George W. Bush, esos beneficios debían suprimirse en 2011 pero la actual Administración decidió prorrogar su vigencia para contribuir a la recuperación económica del país tras la grave crisis de 2008-2009.

    El pasado 16 de mayo, la economía estadounidense superó el límite de la deuda  que el Congreso estableció en 14,3 billones de dólares. La Administración de Barack Obama insiste en aumentarlo en 2,4 billones de dólares y tiene de plazo hasta el 2 de agosto para convencer a los congresistas y evitar un impago técnico. EEUU es uno de los pocos países que fija el techo de su deuda y lo revisa sistemáticamente al alza: sólo en la década del 2000 lo hizo 10 veces.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik