01:03 GMT +317 Octubre 2017
En directo
    Economía

    COOPERACIÓN ENERGÉTICA ENTRE RUSIA Y TURQUÍA. BENEFICIO RECÍPROCO Y SEGURIDAD EN EL FUTURO

    Economía
    URL corto
    0 1 0 0

    Vasily Zubkov, RIA Novosti. La capital rusa espera la llegada del presidente de Turquía.

    Vasily Zubkov, RIA Novosti. La capital rusa espera la llegada del presidente de Turquía.

    En la agenda de la visita figuran las negociaciones sobre un amplio círculo de relaciones ruso-turcas. Se debatirá, sin lugar a dudas, el nivel actual de la cooperación económica mutua y su elemento básico, la rama energética.

    Igual que varios países europeos (Alemania, Italia, Francia), Turquía desde hace mucho viene desarrollando enérgicamente cooperación energética con Rusia en condiciones de beneficio recíproco. Ankara lo enfoca de un modo muy pragmático. Además de estar recibiendo gas de Rusia en volúmenes crecientes, los turcos están dispuestos a sacar no pocos beneficios en el futuro del tránsito de hidrocarburos rusos por su territorio. Tal desarrollo de relaciones también le conviene a Rusia. Además de ser cliente, Turquía se transforma en socia del consorcio ruso GAZPROM y va a participar en sus proyectos en Europa del Sur y Oriente Próximo. Vamos a ver más detenidamente de qué se trata.

    Vía Turquía a Oriente Próximo

    En el documento político turco de la seguridad nacional, MGSB, al que suelen llamar "libro rojo" o "constitución secreta", por vez primera fue definido el concepto de "garantía de la seguridad energética nacional". En particular, en el documento se hace constar que uno de los derroteros clave del cumplimiento de esta tarea, tomando en consideración la situación geopolítica y geográfica de Turquía, es la transformación de ésta en un punto mundial de tránsito, transvase y almacenamiento de agentes energéticos. Y Turquía está plasmando esta doctrina en la vida de un modo consecuente.

    Los suministros de gas ruso a Turquía alcanzaron 18 mil millones de metros cúbicos el año pasado. De esta cantidad, al gasoducto Corriente Azul le correspondieron 5 mil millones de metros cúbicos. En 2006 se espera el aumento del transporte de gas de un 25-30%, o de unos 8 mil millones de metros cúbicos. A tenor con el contrato firmado, en 2007 se prevé transportar por el gasoducto en cuestión 10 mil millones de metros cúbicos; en 2008, 12 mil millones; en 2009, 14 mil millones, y hacia 2010, 16 mil millones.

    La idea de crear un nuevo pasillo energético vía Turquía la expresó por vez primera el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la ceremonia de  inauguración de la Corriente Azul, en noviembre de 2005. Al hablar de las perspectivas de la cooperación energética ruso-turca, Putin entre otras cosas dijo que sería posible construir una tubería más por el fondo del mar Negro. "Se puede crear nuevas posibilidades de transporte de gas y su suministro a Italia del Sur,  y a Europa del Sur en general,así como a Israel", manifestó el presidente de Rusia. Según él, el gasoducto abre nuevas perspectivas  para el tránsito de gas ruso vía Turquía a los mercados de terceros países.

    Luego empezó la realización del proyecto. El jefe del consorcio GAZPROM, Alexey Miller, durante su reciente visita a Ankara debatió con el ministro de Energía y recursos Naturales de Turquía, Hilmi Güler, el tema de tránsito de gas ruso vía Turquía y Grecia a Europa del Sur, así como la posibilidad de suministrar gas ruso al Líbano e Israel. ¿Qué representa en sí el proyecto en cuestión?

    Se prevé tender un gasoducto por tierra firme desde el puerto de Samsún del mar Negro, donde termina la Corriente Azul, hasta el puerto de Geyhan del Mediterráneo, y desde éste, en dirección al Líbano e Israel. Actualmente, expertos de ambos países están estudiando la posibilidad de fundar empresa mixta con el fin de realizar este proyecto.

    Hasta hace poco, la propia idea de suministrar gas de Siberia a Israel parecía algo inconcebible. Washington lo hacía todo - y lo seguirá haciendo, sin lugar a dudas - para impedir la cooperación energética y en otras materias estratégicas entre Moscú y Tel-Aviv.

    No solamente el tránsito

    Las compañías rusas están dispuestas a diversificar su presencia en los mercados de petróleo y gas de Turquía. No menos prometedores que el tránsito en dirección mesoriental parecen ser también otros proyectos ruso-turcos. Por ejemplo, tales como los de desarrollo de la infraestructura de transporte de gas en Turquía, la exploración y extracción de materias  primas, entre ello por medio de participar en  las respectivas  inversiones. GAZPROM tiene planes de tomar parte en la construcción de depósitos de gas subterráneos en Turquía, porque actualmente éstos casi no existen en su territorio. Ya hay dos proyectos de éstos. Un depósito se construirá en Silivri, cerca del mar de Mármora, para 1,6 mil millones de metros cúbicos de gas, y el segundo, de más de 5 mil millones de metros cúbicos, en la zona del lago Tuzgelü.

    Rusia también expresa la disposición a estar presente en el mercado turco de distribución de gas. En relación con ello, GAZPROM  muestra interés por adquirir variar empresas turcas, en particular la Igdas.

    Un nuevo derrotero de cooperación energética puede abrirse en vistas de los planes de Turquía de construir centrales nucleares. Rusia tiene mucha experiencia en esta rama, y entre otros países muestra disposición a participar en la realización de tales proyectos.

    La situación de Turquía como centro energético de Eurasia depende en mucho grado del feliz desarrollo de su cooperación con Rusia. En particular, en la etapa actual, el 65% de los agentes energéticos que consume la economía turca son de origen ruso. Dada la infraestructura existente, casi toda la energía en las centrales termoeléctricas de Turquía se genera utilizando  el "combustible azul" de Rusia. Pero muchas de las empresas energéticas rusas privadas ya dependen en un grado igual de Turquía, pues hicieron inmensas inversiones en la infraestructura de transporte de hidrocarburos. Esperan su realización nuevos proyectos conjuntos.

    Ciertos dirigentes de Turquía empiezan a mostrar preocupación ante tal estrecha cooperación con Rusia, pero está a la vista su carácter beneficioso. La tradición del kemalismo y la Historia de Turquía ofrecen la siguiente fórmula para seguir este derrotero: sacar provecho de la cooperación con Rusia, sin dar pasos irreversibles. De momento ello se cumple estrictamente, máxime que el provecho mutuo de tales relaciones ha sido probado por la vida. Y se puede estar seguro de que durante la próxima visita a Rusia del presidente de Turquía, Ahmet Necdet Sezer, tanto se dará la valoración del nivel de cooperación energética alcanzado como se trazarán nuevos derroteros de su desarrollo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik