En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 130
    Síguenos en

    Los científicos han producido el primer mapa de la energía de las olas de Rusia. Resultó que los mares más "violentos" se encuentran en la parte norte del océano Pacífico: aquí se puede obtener una cantidad de energía comparable a la proporcionada por las centrales eléctricas más grandes del mundo.

    Para calcular la velocidad del viento se utilizaron modelos matemáticos usando las supercomputadoras de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú.

    Rusia realmente necesita este Atlas, porque la longitud total de sus fronteras marítimas es de casi 40.000 kilómetros, dijo al diario Kommersant Stanislav Míslenkov, investigador principal del Departamento de Oceanología de la Facultad de Geografía de la Universidad Lomonósov.

    El Atlas contiene datos sobre 9 de los 12 mares rusos. Los más activos se encuentran en el norte y este de Rusia. Se destacan los mares de Béring, Ojotsk y Barents.

    "Esto se debe principalmente a la fuerza del viento: después de todo, las olas nacen del viento. Pero para que se formen olas realmente grandes, debe soplar un viento fuerte durante mucho tiempo y preferiblemente sin cambiar de dirección. Sin embargo, las condiciones del viento son diferentes en todos los mares. Por ejemplo, los ciclones y las grandes olas del océano llegan al mar de Barents desde el Atlántico, en el Lejano Oriente en verano, y en invierno soplan fuertes vientos: monzones. Y los ecos de los poderosos tifones y terribles huracanes que se desarrollan en el océano Pacífico llegan al mar de Béring. Allí nacen olas muy grandes y la energía que penetra en nuestros mares es muy alta, por lo que hay grandes indicadores de energía de las olas", cuenta Míslenkov.

    Los indicadores más débiles se registran en los mares Negro, Caspio y Báltico.

    Según los expertos, la energía de las olas del océano mundial puede satisfacer al menos el 20% de las necesidades energéticas de la humanidad.

    Etiquetas:
    energía, océano, mar
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook