En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    La Red de Vigilantes Marinos convocó actuaciones en 40 puntos de España para limpiar el fondo de mares y ríos. La organización calcula que extrajeron más de siete toneladas de basura. Las mascarillas, los guantes de un solo o las toallitas fueron los residuos más repetidos.

    Vivimos inmersos en una pandemia global, la provocada por el coronavirus. Sin embargo, desde hace decenas de años, el planeta se enfrenta a otro mal. Uno que afecta a los océanos, ríos o lagos e indirectamente a nosotros mismos. Se trata de la contaminación de los ecosistemas acuáticos de la Tierra.

    Los desechos industriales, el uso de pesticidas en la agricultura o los derrames de petróleo están entre las principales causas contaminantes. Otra es la acumulación de residuos en el fondo marino, principalmente plásticos. Este material se ha convertido en uno de los enemigos mortales de la vida bajo y sobre el agua. La ONG Greenpeace estima que hay entre cinco y 50 billones de fragmentos de plásticos, simplemente flotando en el mar. La cantidad de trozos existentes en el fondo es casi imposible de calcular, aunque creen que el 70% acaba allí, según refleja el informe Plásticos en el océano. Problema que cada año va a más, a causa de los ocho millones de toneladas que son arrojados anualmente.

    © Sputnik . Ruptly / Oceánidas
    Cientos de voluntarios combaten la suciedad de los fondos marinos españoles

    Una enfermedad que sigue en búsqueda de vacuna, aunque hay asociaciones que ponen tiritas. Es el caso de la Red de Voluntarios Marinos, que entre el 25 y el 27 de septiembre, organizó una serie de acciones con el objetivo de extraer residuos del fondo marino en la llamada VI Gran Limpieza Internacional de Fondos Marinos. Cientos de voluntarios participaron en estas tareas de limpieza, enmarcadas en el proyecto Libera y realizadas de forma simultánea en 40 puntos de España. Actuaciones con las que, además de retirar basura, la organización quería dar un toque a las autoridades encargadas de proteger las profundidades de los océanos o los lechos de los ríos.

    "Nosotros como buceadores a nivel ético tanto como profesional, desde el principio que nos metíamos en los fondos marinos hemos visto la suciedad que llega, a través de los arroyos o de los ríos. Hay que hacer ver a las autoridades competentes lo que realmente esconde el fondo marino a través de nuestros ojos. Nosotros somos testigos visibles de la suciedad que esconde el estos fondos marinos", explica Gemma Infante, representante de la escuela de buceo Eco&Dive.

    La buceadora se zambulló en las aguas de la malagueña playa del Rincón de la Victoria junto a otros compañeros de profesión. En el agua encontraron todo tipo de plásticos, pero también latas, botellas de cristal, toallitas u objetos metálicos. No obstante, unos de los grandes protagonistas de estas actuaciones fueron los reyes de la pandemia: la mascarilla y los guantes de un solo uso. "Pues, basura hay de todo, sobre todo hay mucho plástico y también hay cosas de obra parece, tuberías, incluso una valla de obra que hemos podido conseguir sacarla. Mucho plástico, ropa también. Un poco de todo", comenta Lolo Ortigosa, voluntario de la asociación.

    "La mayoría son microplásticos. Este año hemos sacado mascarillas, que son un problema, y también toallitas. Cada año que trabajamos se sacan más toallitas. Además, encontramos arreos de pesca, botellas de cristal, tubos de plástico y tubos de metal", indica Yéssica Rodríguez, participante en la campaña.

    El trabajo de los buceadores fue complementado por la limpieza de la arena de la playa por parte de varios voluntarios que recogieron desde latas hasta tapones de botellas.  

    Además del Rincón de la Victoria, se programaron más actuaciones en otros puntos de Andalucía, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia, País Vasco, Ceuta y Melilla. También se organizaron algunas fuera de España, en concreto, en Cabo Verde, Colombia, Brasil y Perú.

    Jornada en la que se retiraron grandes cantidades de residuos, según la Red de Vigilantes Marinos, unas siete toneladas y media sin contar las limpiezas de la tarde del 27 de septiembre. En Castilla-La Mancha, los buceadores recogieron 1.200 kilogramos de basura de los lechos de los ríos Júcar y Guadiela. 400 kilogramos de las costas de Melilla o 350 kilogramos únicamente de la playa de Xagó, en Asturias. Cifras preocupantes que arroja una pandemia con vistas a prolongarse en el tiempo más que el coronavirus.

    Etiquetas:
    España, plástico, limpieza, río, mar, fondos, contaminación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook