En directo
    Medioambiente
    URL corto
    1317
    Síguenos en

    Originario de Norteamérica, el coyote ha llegado a conquistar Centroamérica y está a un paso de ingresar a Colombia. Su capacidad de adaptación es asombrosa. Sin embargo, esa virtud podría significar un grave problema en América del Sur. ¿Cómo ha hecho el coyote para llegar tan lejos y por qué no deberíamos dejarlo entrar a Sudamérica?

    Es omnívoro, come prácticamente cualquier cosa y puede correr hasta 60 kilómetros por hora. Su nombre proviene de la palabra náhuatl cóyotl. Aunque a veces se reúnen en manadas, son por lo general solitarios y viven unos seis años. Sumamente versátil, es una especie generalista: el coyote puede habitar páramos, pastizales, sabanas, bosques secos, bosques húmedos, costas y hasta el desierto. 

    Su capacidad de adaptación es tan asombrosa que ha ampliado significativamente su rango de distribución: llegó a conquistar las selvas del Darién panameño (en el extremo oriental del país). Ahora está muy cerca de entrar a Colombia y, a partir de ahí, de colonizar toda Sudamérica. No obstante, esto es un grave problema, según el blog especializado en periodismo ambiental Mongabay Latam.

    ¿Por qué el coyote representa un peligro para Sudamérica?

    La llegada de una especie invasora siempre será un peligro para el ecosistema que lo reciba. En el caso sudamericano, según Mondabay Latam, el coyote puede poner en riesgo a los cánidos pequeños y medianos, entre los que hay diferentes especies de zorros y perros. 

    Además, presas como roedores y herbívoros pequeños podrían sufrir "descensos preocupantes" en sus poblaciones, pues se enfrentarían a un enemigo desconocido para el cual no tienen preparada ninguna estrategia de supervivencia.

    ¿Cómo ha hecho el coyote para llegar tan lejos?

    La disminución de felinos como el puma y el jaguar favorece su expansión, pero ese no es el principal motivo. Una vez más, la mayor responsabilidad la tenemos los humanos. El coyote, además de ser una especie generalista, sabe aprovechar las actividades antrópicas, como los cultivos y la ganadería. 

    "Su flexibilidad ecológica y su adaptación conductual la hace una especie interesante desde el punto de vista biológico. Lo malo es que la expansión de la especie ha sido provocada por las actividades humanas. Nosotros hemos favorecido esa expansión", explicó a Mongabay Latam Octavio Monroy, autor de un estudio que da cuenta del problema, publicado en la revista Integrative Zoology. 

    "Frecuentemente las personas que crían animales de talla pequeña como cabras, ovejas, cerdos y pollos tienen problemas con los coyotes. También se ha reportado que puede consumir frutos en los cultivos”, agregó.

    Sin embargo, aunque parezca extraño, la deforestación y el cambio de uso del suelo han servido como barrera para que el coyote continúe conquistando nuevos territorios en Sudamérica, señalan en Mongabay Latam.

    La deforestación y el cambio de uso del suelo representan grandes riesgos para la biodiversidad pero, aunque parezca extraño, en el caso del coyote han sido unos buenos aliados para detener su expansión. 

    ¿Cuáles podrían ser las rutas de ingreso a Sudamérica del coyote?

    "Las variables antrópicas están muy relacionadas positivamente con la presencia del animal. Algunas de las principales fueron la densidad poblacional humana y la presencia de cultivos", aseguró a Mongabay Latam José Fernando González-Maya, doctor en Ciencias, director del Proyecto de Conservación de Aguas y Tierras (Procat) y coautor del mencionado artículo científico. 

    El modelo utilizado por los investigadores identificó que los coyotes avanzan desde el sur de Costa Rica, siguiendo por la costa Pacífica de Panamá hasta llegar al Darién y podrían llegar a la selva del Chocó en Colombia. Luego, la ruta más probable sería: a lo largo de la cordillera de los Andes, así como la región Caribe, pasando por la Sierra Nevada de Santa Marta y continuando hacia la costa venezolana.

    Etiquetas:
    Colombia, América del Sur, invasión, animales, especies
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook