02:08 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Medioambiente
    URL corto
    Por
    0 83
    Síguenos en

    Las provincias argentinas de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos registran cantidades inéditas de incendios forestales. En diálogo con Sputnik, la experta Inés Camilloni explicó que el fuego es el fruto de la actividad humana en complicidad con el cambio climático que ha generado una sequía extrema en la región.

    El centro y el litoral del territorio argentino están en llamas. En los últimos días, decenas de focos de incendios se registraron en las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos en el marco de una profunda sequía que afecta a la región.

    La situación fue advertida por el propio Sistema Meteorológico Nacional (SMN) de Argentina, que divulgó en las últimas horas un mapa con los focos de incendios registrados sobre todo en el litoral y norte argentino. Además, presentó un mapa que da cuenta de la magnitud de la caída en la humedad del suelo al comparar 2018 con 2019 y 2019 con 2020.

    "El déficit de lluvias y la falta de humedad en el suelo favorecen la aparición de incendios", complementó el SMN, junto con un mapa dinámico que evidencia "un claro incremento en la cantidad de focos de calor entre enero y agosto de 2020".

    Solamente en la provincia de Córdoba, debieron destinarse más de 250 bomberos para combatir una decena de focos de incendios. Uno de ellos, en jurisdicción de la localidad de Dean Funes, al noroste de la provincia, llegó a tener un frente de 2.000 metros.

    Otro de los puntos afectados más preocupantes son las islas ubicadas en el Delta del Río Paraná, en el límite entre Santa Fe y Entre Ríos.

    En diálogo con Sputnik, la doctora en Ciencias de la Atmósfera e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina, Inés Camilloni, afirmó que "hace un tiempo largo" que no se recuerda una cantidad tan grande de focos de incendios al mismo tiempo en el país. "Es una situación bastante atípica y fuertemente ligada a un proceso de sequía que ya lleva muchos meses", sostuvo.

    Según la experta, especializada en cambio climático, la sequía que afecta desde hace varios meses al litoral argentino y a la Cuenca del Plata en general, es de magnitudes históricas, dado que no hay antecedentes similares en los últimos 50 años.  Camilloni indicó que, si bien el país atraviesa el período que tradicionalmente se presenta más seco en el año, esto "se superpone con este fenómeno de sequía más extrema".

    Camilloni explicó que, en general, las condiciones ideales para que se produzcan los incendios forestales son "sequía y temperaturas altas". En este caso, a pesar de estar invierno, la sequía encuentra su complemento en "el inicio del fuego por actividades humanas que pueden ser deliberadas o accidentales".

    Por ejemplo, según el Gobierno de Santa Fe, los incendios producidos en el Delta del Paraná tendrían un origen intencional.

    ¿Los incendios obedecen al cambio climático?

    Camilloni recordó que los informes de 2018 y 2019 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático  —creado en 1988 a instancias de Naciones Unidas— advirtieron sobre el efecto que el calentamiento global puede tener en la generación de incendios forestales.

    "Los informes muestran que a medida que aumenta la temperatura promedio de la Tierra, aumenta el riesgo de incendios porque en muchas regiones ese calentamiento está asociado al aumento de sequía", indicó la experta.

    Camilloni advirtió a su vez que los expertos identifican regiones de América Central y de Sudamérica como las que se encuentran más expuestas a este tipo de impacto del calentamiento global.

    La gravedad de este fenómeno radica, indicó, en que estos grandes incendios suelen producir daños muy difíciles de reparar en la naturaleza. "Sobre todo cuando se producen en humedales, como lo que está pasando en el Delta del Paraná, lleva décadas restaurar los ecosistemas que se dañan", señaló.

    "No son sistemas que estén preparados  o que tengan una vegetación con capacidad rápida de recuperación", apuntó.

    Además, los incendios participan de una "retroalimentación" con el propio calentamiento global, al facilitar que el fenómeno siga ocurriendo. En ese sentido explicó que los humedales son sumideros de carbono y que este elemento químico se libera a la atmósfera cuando se producen incendios, colaborando aún más con el cambio climático.

    Las medidas para evitarlo

    Para Camilloni, a la humanidad le corresponde adoptar "medidas globales y de fondo" para combatir estos fenómenos. En ese punto, mencionó la importancia de disminuir la quema de combustibles fósiles y reducir las emisiones de dióxido de carbono. De esa manera se podría "atacar el problema de fondo que es el aumento progresivo de la temperatura de la Tierra, que tiene asociado esta ocurrencia de sequías y genera condiciones favorables para los incendios".

    Pero también es preciso adoptar medidas de corto plazo y destinadas fundamentalmente a prevenir la formación de incendios, incluso en momentos de sequía. "Generada la sequía, hay que estar preparado para manejar la situación de incendio", reafirmó.

    Al respecto, reclamó la necesidad de que existan "planes de manejo de fuego", destinando recursos económicos para evita que la actividad humana promueva la quema de pasturas.

    "Una de las cosas que pasó en la Amazonía de Brasil, una región que habitualmente tiene incendios provocados, es que el incendio es la forma más barata de deforestar y tener suelos para actividades agrícolas", explicó. Para la experta, la disminución de los recursos económicos que Brasil destinaba al manejo del fuego derivó en un aumento de los incendios en la zona.

    El problema, advirtió, es que ese tipo de estrategias demanda "recursos económicos, tecnológicos y humanos, cuestiones que en nuestros países nunca sobran y que, por el contrario, nunca son suficientes".

    Etiquetas:
    cambio climático, incendio, incendios forestales, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook