En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Los científicos temen que un misterioso virus esté detrás de la muerte de cientos de elefantes en Botsuana, y que pueda propagarse a los humanos. Los animales están muriendo de forma masiva, y la causa aún desconoce.

    Los expertos creen que un nuevo virus podría estar detrás de la muerte de más de 350 elefantes de diferentes edades y sexo, y algunos temen que el patógeno pueda propagarse a los humanos.

    Las fotos aéreas muestran sus cadáveres esparcidos por el delta del Okavango y otras partes del norte de Botsuana. 

    No ha habido sequía en la zona y tanto la caza furtiva como el carbunco han sido descartados como posibles causas. Pero otros venenos, como el cianuro, podrían haber sido usados.

    "Es increíblemente importante descartar la posibilidad de que esto pase a los humanos. Sí, es un desastre de conservación, pero también tiene el potencial de ser una crisis de salud pública. Todo el medio ambiente necesita ser examinado: la vegetación, el agua y el suelo", comentó la situación al periódico Daily Express el director de Conservación de la organización que cuida la vida silvestre en África National Park Rescue, Niall McCann.

    Parte de los cadáveres de los paquidermos han sido enviados a Zimbabue para que los examinen y aclaren qué está matando a los animales. Otras pruebas fueron mandadas a Sudáfrica

    Botsuana ya ha recibido los resultados de las pruebas desde Zimbabue, pero las autoridades están esperando más resultados de Sudáfrica antes de compartir los resultados para ver si los dos laboratorios llegaron a la misma conclusión.

    Las primeras muertes inusuales fueron reportadas en mayo, cuando unos 170 elefantes murieron en un corto período en el delta del Okavango. Esa cifra casi se había duplicado a mediados de junio, y el 70% de las muertes se produjo en torno a los pozos de agua, según fuentes locales.

    Los habitantes de la zona habían informado de que veían a los elefantes caminando en círculos, lo que sugería que habían sido perjudicados neurológicamente por un patógeno o un veneno. La ausencia de buitres sobre los cadáveres también sugirió que no había sido un fenómeno natural. 

    Botsuana alberga un tercio de los elefantes del continente y ha aumentado su población a unos 130.000 gracias a una buena administración de las reservas.

    Etiquetas:
    Botsuana, animales
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook