En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El casquete polar ártico se redujo a la mitad desde la década de 1980, dijo a Sputnik el jefe del servicio ruso de hidrometeorología y monitoreo medioambiental (Rosgidromet), Ígor Shumakov.

    "La extensión de la capa de hielo en el Ártico registró niveles mínimos en 2007 (4,19 millones de kilómetros cuadrados), 2012 (3,35 millones) y 2019 (4,1 millones). Compárese con los 7,6 millones de kilómetros cuadrados en el año 1980 y los 7,28 millones en el 1983", declaró Shumakov.

    El jefe del Rosgidromet dijo que la capa de hielo se vuelve cada vez más delgada y que la banquisa en los mares del norte de Rusia ha desaparecido casi por completo.

    La foto tomada por el climatólogo Steffen M.Olsen durante una misión de rutina en el noroeste de Groenlandia
    © REUTERS / Danish Meteorological Institute/Steffen Olsen
    "Durante el invierno, la ruta marítima del Norte se sigue cubriendo de hielo estacional grueso, pero las fechas de su formación y desaparición, sobre todo en el mar de Chukotka, han cambiado para octubre y noviembre y mayo-junio, respectivamente", añadió.

    El director de investigación de Rosgidromet, Román Vilfand, señaló por su parte que la ausencia de hielo multianual impide organizar desde hace años las expediciones tradicionales al Polo Norte. En las condiciones actuales es imposible encontrar un iceberg con un riesgo mínimo de destrucción durante la deriva, para que sirva de base a expedicionarios.

    En la cubierta de hielo en el Ártico, según los científicos, influye el cambio climático que en esta región acarrea una subida de temperaturas cuatro veces más rápida que la media global.

    Estudio de los suelos helados en Spitzberg

    Además, Shumakov comunicó que el primer polígono ruso para el estudio de los suelos helados empezó a funcionar en Spitzberg, la mayor de las islas del archipiélago noruego de Svalbard.

    "En 2016 los investigadores del Instituto Científico Ártico y Antártico iniciaron las obras y para la fecha ya terminaron la creación del polígono de suelos helados, ubicado en las proximidades de la localidad de Barentsburg", dijo a Sputnik.

    Shumakov destacó que se trata del primer polígono ruso destinado al estudio de suelos helados y situado en las latitudes altas del Ártico.

    "El polígono de Spitzberg servirá además para ensayar la tecnología de aprovechamiento de la criolitozona [zona de suelos helados] que será útil también en Rusia", explicó el director de Roshydromet. 

    Islas nuevas

    La degradación de los glaciares lleva, en particular, a la formación de nuevas islas, ante todo en la Tierra de Francisco José.

    "En algunos casos los archipiélagos, cubiertos de hielo, con la disminución de los glaciares serán separados por estrechos de la parte principal y se convierten en islas", explicó Shumakov y agregó que resulta interesante la formación de las islas a través de otro mecanismo, "la acumulación de sedimentos en las áreas de aguas someras".

    "Un proceso similar dio origen a la isla de Yaya en la parte oriental del mar de Láptev", indicó.

    En total, aseguró, "es difícil predecir cuántas correcciones habrá que hacer en los mapas geográficos y de navegación del área del Ártico".

    La Ruta del Norte

    A la vez, la disminución de los hielos hizo que la Ruta Marítima del Norte sea navegable por más tiempo, una de las causas por las cuales el flujo de mercancías aumentó varias veces.

    "De acuerdo a un decreto del presidente de Rusia está previsto incrementarlo hasta 80 millones de toneladas en 2024 y hacer la Ruta navegable durante todo el año", auguró.

    No obstante, es imposible lograr estos objetivos sin un monitoreo más detallado de todas las aguas que atraviesa la Ruta.

    "Por esta razón nos estamos ocupando constantemente de restablecer la red polar de las estaciones hidrometeorológicas, organizar en ellas un monitoreo completo del medioambiente incluyendo la contaminación del aire y del agua, instalar dispositivos y equipos de punta y equipamiento de procesamiento automático de datos", enumeró.

    Shuvalov instó además a recuperar el sistema de los puntos de observación que se degradó en los tiempos postsoviéticos.

    En 2018 en la región polar funcionaban tan solo 41 estaciones de monitoreo de los glaciares y "la densidad de los puntos de observación es insuficiente", subrayó, a pesar de que en los últimos años "gracias a los esfuerzos de Rosgidromet en el Ártico se instalaron varios observatorios".

    El jefe del Servicio Federal insistió en que para colmar las lagunas se tienen que construir otras diez estaciones árticas dotadas de equipos de observación de los glaciares y más tarde restablecerse los puntos de observación hidrológica en los estuarios de los grandes ríos de Siberia y del Norte.

    También se debe aumentar el número de boyas ancladas de medición que "son las únicas plataformas autónomas que garantizan el suministro operativo de información oceanográfica durante todo el año" ya sea por satélite o con descarga mecánica.

    "Es necesario mantener 17 boyas en las aguas de las zonas 20 y 21 [definidas por la Organización Marítima Internacional] que están bajo la responsabilidad de Rusia" frente a las nueve que hay hoy en día, aseveró. 

    Etiquetas:
    glaciares, calentamiento global, cambio climático, Ártico
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook