En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 333
    Síguenos en

    Una de las criaturas marinas más fascinantes, la medusa gigante Nemopilema nomurai, no solo atrae por su gran tamaño, su veneno también causa fascinación. Un grupo de científicos decidió investigar qué lo hace tan mortal.

    Esta medusa, que puede pesar hasta 200 kilogramos y compite con la medusa Melena de León por el título de la más grande del mundo, pica a cientos de miles de nadadores en las aguas de la península de Corea, Japón y China.

    ​Se sabe que la picada de este animal, que puede llegar hasta los 3,5 metros de largo, causa de manera inmediata un intenso dolor. Le sigue un enrojecimiento e hinchazón de la parte afectada que puede, en casos específicos, incluso provocar la muerte.

    Debido a que se desconoce el mecanismo exacto de actuación del veneno, los científicos decidieron analizarlo a través de la secuenciación genómica, transcriptómica y proteómica. Los resultados arrojan más preguntas que respuestas y hablan de lo poco que se conoce a esta especie.

    Los investigadores descubrieron una mezcla increíblemente compleja de más de 200 toxinas relacionadas con picaduras. Cada una de estas toxinas podría estar dirigida a órganos específicos o dañar varios sistemas.

    "Aunque tratamos de purificar las toxinas letales del veneno de Nemopilema nomurai, fue excesivamente difícil separarlas de otras proteínas de manera individual", explican los autores en un artículo publicado en Journal of Proteome Research.

    Esto quiere decir que estas toxinas son tan complejas que es difícil descifrar todos los factores en juego, sin recurrir a otro tipo de experimentos.

    Para poder estudiar el veneno, el equipo cortó y congeló tentáculos frescos directamente de una medusa viva, para centrifugarlos y recolectar nematocistos, una célula especializada en medusas que contiene una bobina de veneno.

    Tras extraer las proteínas del veneno y separarlas en diferentes grupos, los investigadores inyectaron una fracción de proteína en ratones, para ver cuáles morían y de qué. Los resultados muestran que las proteínas similares a las toxinas atacan diferentes objetivos: las membranas celulares, los canales de potasio y pueden hasta afectar la coagulación de la sangre.

    En la autopsia de los ratones, los investigadores encontraron que la infección pulmonar y el edema eran la causa más probable de muerte, lo que es consistente con los informes en humanos.

    Sin embargo, los autores todavía no han descifrado cómo cada una de estas toxinas individuales realmente mata a los animales, lo que sugiere que podrían estar trabajando en conjunto.

    Etiquetas:
    naturaleza, medusas, veneno
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook