En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    El discurso del fomento de la vida sustentable nos llega a través de los gobiernos, de académicos, de activistas alrededor de todo el mundo, incluso de empresas. Pero, ¿qué es realmente sostenibilidad? ¿Es posible pensar en un mundo que lo sea totalmente?

    Greta Thunberg, Greenpeace, go vegan!, ¿te suenan? Sí, estamos hablando del medioambiente. Y es que el cambio climático es el 'mal de nuestro tiempo', alertan organizaciones, expertos y activistas. Para combatirlo, se urgen medidas a nivel macro desde los países, pero también de cada uno de nosotros en pro de la sustentabilidad del planeta, o por lo menos así nos llegan las campañas para cuidar el planeta. 

    Del otro lado, sin embargo, hay quienes creen que la posibilidad de una vida completamente sostenible no es más que un mito. Así lo afirma el líder indígena brasileño Ailton Krenak, activista, periodista y autor del libro Ideas para posponer el fin del mundo.

    A su juicio, la idea de "vivir una vida sostenible es más una vanidad personal" que una posibilidad real, afirmó en entrevista con el portal brasileño Jornal A Pátria. Su planteo es sencillo. En tanto el sistema que nos estructura es intrínsecamente insostenible, las acciones individuales no cambiarán demasiado. 

    "No serán las personas, individualmente, las que marcarán la diferencia", porque es "la fuerza que rige a nivel mundial la que actúa de manera depredadora", sostiene. "¿Qué actividad puede ser sostenible dentro de dicho sistema?", se pregunta, cuando las formas de organización social están dadas mediante lógicas de consumo que atentan contra el planeta de diversas formas.

    Para Krenak, no se trata de defender una profecía apocalíptica, sino de señalar que "estamos tomando las decisiones equivocadas" y que vivimos en una "trampa urbana insostenible". "La mayoría de la población y las ciudades del planeta son grandes consumidoras de energía. La ciudad no produce nada, consume", explica.  

    "Las grandes organizaciones que dan forma a la política global en lo económico, en los mercados y las tecnologías no han logrado reducir el daño, y no serán las personas las que marcarán la diferencia, porque ahora somos una fuerza planetaria que actúa de manera depredadora", agregó.

    En ese sentido, ejemplificó que una persona intentando bañarse más rápido para ahorrar agua no va a compensar los miles de millones de litros de agua que utiliza Coca-Cola para embotellar su bebida.

    Lo que hay que preguntarse, evalúa el referente indígena, es si es posible organizarse de otra forma para habitar el planeta. De lo contrario, en tanto, el discurso de la vida sustentable se convierte en una élite que le dice a los demás "que son el 80% de la población del planeta, que lo están destruyendo". 

    ¿De qué nos estamos olvidando?

    Investigadores de la Universidad de Ohio analizaron varios estudios sobre las conductas adaptativas al cambio climático. Sus conclusiones fueron bastante contundentes y en líneas similares a las de Krenak. En primer lugar, que es preciso atacar también las causas del cambio climático y no solo sus efectos. Además, que debe fomentarse la organización colectiva por sobre el accionar individual. 

    "Estamos enfocados en las cosas equivocadas y en resolver los problemas equivocados", coincidió la profesora que lideró la investigación, Robyn Wilson, de la Escuela de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la universidad, en un comunicado. 

    Según ella, no podemos simplemente reducirnos a intentar mitigar los efectos inmediatos del cambio climático. Puso el ejemplo de las comunidades de zonas costeras que, en ciertos lugares, corren el peligro de ser inundadas o atacadas por distintas catástrofes naturales.

    Al respecto, subrayó que aunque se pueden tomar medidas para prevenir estos daños o arreglarlos una vez que ocurren, hay que hacerse la pregunta, mientras tanto, si es viable que la gente siga habitando estas áreas.

    "La investigación de transformación debe pensar de manera holística, desde el todo", aseguró y agregó que esto incluye solucionar los efectos en simultáneo con el ataque a las causas. Esa es, a su juicio, la verdadera definición de adaptación para la sostenibilidad. 

    Implica, a su vez, pensar de manera colectiva y organizada a la hora de fomentar proyectos ambientales y desinstalar la idea de la sustentabilidad individual. "Tenemos que trabajar juntos para pensar de manera diferente", concluyó. 

    Etiquetas:
    sustentabilidad, Greenpeace, Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook