En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Las emisiones de CO2 presentarán su mayor caída en toda la historia durante el período de la pandemia por COVID-19; sin embargo, necesitaríamos una década bajo este esquema para poder disminuir el calentamiento global.

    Los efectos colaterales de la pandemia de COVID-19 son aquellos asociados a la interrupción de todas las actividades productivas. Como consecuencia de los esfuerzos de los diferentes gobiernos para poner en cuarentena a sus poblaciones y la reducción de las actividades económicas, las emisiones de agentes contaminantes del aire también van a la baja.

    Esta situación se debe esencialmente a la disminución en el consumo de combustibles de origen fósil —petróleo, carbón y gas natural—, explica para Sputnik Alfonso Salas del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad Nacional Autónoma México (UNAM).

    De acuerdo con un estudio del sitio Carbon Brief, se estima que para este año la demanda de petróleo disminuirá hasta en un 9,4%; esto, asociado a la suspensión de las actividades productivas, puede ocasionar una caída en las emisiones de CO2 de hasta 2.000 MtCO2, lo que representa aproximadamente el 5,5% de las emisiones globales en 2019.

    "El impacto estimado del coronavirus de Carbon Brief en las emisiones en 2020 es incierto e incompleto, pero asciende a unos 2.000 MtCO2 este año", señala Simon Evans en el análisis de Carbon Brief.

    En este sentido, Salas Cruz precisa que si bien hay una relación directa entre el consumo de energéticos con los índices de contaminación, la reducción de emisiones contaminantes sólo puede manifestarse en aquellas localidades en las que se suspendieron actividades.

    Sobre este punto, Carbon Brief afirma que aún no es posible detectar cuál será el impacto de la pandemia en la contracción de emisiones contaminantes. Sin embargo, "el efecto de 2.000 MtCO2 es tan grande que resultaría en la mayor caída anual de emisiones de CO2 jamás registrada en reportes que se remontan al siglo XVIII".

    ¿La cuarentena puede controlar el calentamiento global?

    Una de las preocupaciones en los últimos años es el calentamiento global provocado por la incesante emisión de agentes contaminantes. Pero, ¿es posible detener el calentamiento global con la suspensión de actividades por la COVID-19?

    "Para poner el posible efecto coronavirus 2020 en un contexto climático más amplio, vale la pena agregar que las emisiones globales tendrían que caer alrededor de un 7,6% cada año en esta década, casi 2.800 MtCO2 en 2020, para limitar el calentamiento a menos de 1,5° C por encima de temperaturas preindustriales", responde Carbon Brief.

     

    No obstante, es difícil sostener una reducción de las emisiones a nivel mundial por una década debido a que eso significaría un recorte de las principales actividades productivas y una caída sistemática de la producción económica.

    "Incluso, una caída del 10% en las emisiones mundiales de combustibles fósiles vería unos 33.000 MtCO2 bombeados a la atmósfera en 2020, un total más alto que en cualquier año anterior a 2010. Por lo tanto, cualquier reducción de emisiones solo en 2020 tendrá poco impacto, a menos de que se acompañe de cambios a largo plazo", alerta el artículo.

    Por otra parte, el investigador de la UNAM dice que de no haber acciones más contundentes para reducir los niveles de contaminación es posible que haya una "especie de efecto rebote" después de la cuarentena por COVID-19.

    En consecuencia, si los gobiernos del mundo no toman medidas más drásticas en relación a la forma en la que realizan sus actividades de producción económica, las emisiones de agentes contaminantes continuarán en aumento en cuanto concluya la pandemia.

    Etiquetas:
    calentamiento global
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook