En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    A medida que el nuevo coronavirus se propaga por el mundo y hace a la gente quedarse en su casa, los sismólogos de varios países observan un debilitamiento de las fluctuaciones de alta frecuencia de la corteza terrestre, creadas por la actividad humana.

    Los gobiernos de diversos países están tratando de frenar la propagación del SARS-CoV-2, prohibiendo la libre circulación de los ciudadanos y limitando la labor de las instituciones y lugares públicos. Esas medidas reducen drásticamente la actividad humana, incluyendo las ruidosas obras y los flujos de tráfico, que afectan las fluctuaciones de la corteza terrestre.

    Los sismólogos de Bruselas observaron que las fluctuaciones terrestres "son mucho menores desde la implementación de las medidas de contención por el Gobierno", dice la publicación del Real Observatorio Belga en Twitter.

    El fenómeno se registró también por los especialistas de Nueva Zelanda y el Reino Unido.

    Y los sismólogos franceses señalaron que la reducción de las fluctuaciones por actividad humana "mejora la capacidad de detección sísmica".

    Los científicos esperan que comprender la naturaleza del ruido de la actividad humana, detectado por los sismógrafos, permitirá aislar mejor la señal necesaria de los datos recogidos en el futuro.

    Etiquetas:
    Tierra, actividad sísmica, coronavirus, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook