En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    La anatomía de los peces y su comportamiento guardan algunos secretos que, de ser descubiertos, podrían ayudarnos a salvar la selva tropical del Amazonas y los ecosistemas del planeta.

    En el suroeste de Guyana, en la Sabana Rupununi, hay una zona que los científicos llaman "portal" porque cuando es temporada de lluvias y el nivel de los ríos suben, dos sistemas fluviales que permanecen separados durante el resto del año se conectan, y los peces pueden viajar desde el Escudo guayanés hasta el corazón del Amazonas

    A medida que el agua retrocede, las sabanas y los humedales vuelven a emerger y los peces se separan en sus respectivos sistemas fluviales de nuevo, hasta la siguiente temporada de lluvias.

    "A medida que el agua sube y baja, el Rupununi actúa como un corazón que bombea esta increíble diversidad de peces por todo el país. Si no lo protegemos, el latido se detiene", dijo el ecologista Lesley de Souza a EurekAlert!, plataforma de distribución de noticias sin fines de lucro operada por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS).

    De Souza es el autor principal de un estudio que estudió la salud de la Amazonia a través de las profundidades acuáticas sudamericanas: sus peces. Si hay muchos y diferentes especies nadando en ríos y lagos, sabremos que el ecosistema terrestre está saludable. 

    ​Pues sí, el equipo liderado por De Souza investigó las poblaciones de peces en Guyana y demostró que los corredores acuáticos son importantes para la conservación de los bosques, publicó la revista científica Frontiers in Forest and Global Change.

    Los científicos concluyeron que proteger incluso un pequeño rincón del Escudo guayanés (el lugar que sirvió de inspiración para la película Up, de Pixar, en la frontera entre Venezuela y Guayana) puede ayudar a proteger los ríos y la biodiversidad a través del Amazonas.

    "Encontramos más de 450 especies de peces en un área más pequeña que Connecticut (14.357 kilómetros cuadrados). Estamos hablando de un área bastante pequeña que tiene una tonelada de diversidad", dijo De Souza.

    Para este estudio, De Souza atravesó los mismos afloramientos rocosos, impresionantes cascadas y exuberantes selvas que los personajes de la película de Pixar, en busca de peces. 

    ​"Hicimos varias expediciones a la región y recolectamos peces en una variedad de hábitats para comprender mejor dónde viven y evaluar más a fondo el valor de conservación de los hábitats", dijo a AAAS De Souza. "Sacamos peces de las rocas y cuevas, peces que viven en los desechos leñosos del agua, metiendo las manos en agujeros y troncos huecos y encontrando peces. Comprobamos cualquier lugar donde pudiera haber un pez", detalló. Y encontraron una gran variedad de vida submarina.

    ¿Por qué si hay peces la selva goza de buena salud?

    El equipo de científicos analizó los hábitats de los peces y se dio cuenta de que la increíble diversidad surgía de los entornos únicos del Sabana de Rupununi (suroeste de Guyana), y que protegiendo los lagos y ríos donde viven los peces, podemos ayudar al planeta en general: los bosques que crecen alrededor de estas masas de agua son cruciales para absorber las emisiones de carbono que han creado el cambio climático

    Sin embargo, De Souza hizo hincapié en que además de los beneficios que traerá a la Amazonia y el mundo, la protección traerá beneficios a las comunidades indígenas que habitan los bosques. "Su principal fuente de proteínas es el pescado. Para mantener los ciclos reproductivos de los peces y los medios de vida de las personas, todo el sistema debe permanecer intacto", explicó.

    "Las comunidades de peces son un indicador de la salud del bosque, y pueden decirnos cosas que no podemos aprender en tierra", concluyó.

    Etiquetas:
    Amazonia, protección, cambio climático, naturaleza, ecosistema, peces
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook