En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 100
    Síguenos en

    Un grupo de científicos ha descubierto que las plantas estresadas emiten sonidos ultrasónicos no detectables por el oído humano mediante los cuales transmiten información sobre su estado fisiológico.

    "Se ha demostrado que las plantas producen señales visuales, químicas y táctiles a las que otros organismos a veces pueden responder. Sin embargo, la capacidad de las plantas para emitir sonidos no ha sido suficientemente explorada", planteó el problema la profesora Lilach Hadany, de la Universidad de Tel Aviv (Israel).

    Un equipo de biólogos de la Universidad de Tel Aviv colocó micrófonos cerca de plantas estresadas de tomate y tabaco, ya fuera en una caja insonorizada o en un espacio abierto de invernadero.

    Los investigadores sometieron a un conjunto de cultivos a condiciones de sequía y a otro a daños físicos (un recorte de tallo). Un tercer grupo intacto sirvió como punto de comparación.

    Los instrumentos grabaron los chillidos ultrasónicos de los cultivos a unos 10 centímetros de distancia. Los ruidos cayeron dentro de un rango de 20 a 100 kilohertzios, un volumen que podría "ser detectado por algunos organismos hasta a varios metros de distancia", resaltaron los autores.

    La investigación reveló que las diferentes especies de plantas emitían sonidos distintos a ritmos variables, dependiendo de su factor estresante.

    ​Las plantas de tomate estresadas por la sequía emitieron alrededor de 35 chillidos ultrasónicos por hora, en promedio, mientras que aquellas con tallos cortados hicieron alrededor de 25. Las plantas de tabaco estresadas por la sequía emiten alrededor de 11 gritos por hora, y las cosechas de corte emiten alrededor de 15 sonidos al mismo tiempo. En comparación, el número medio de sonidos emitidos por las plantas intactas cayó por debajo de uno por hora.

    "El estudio demostró por primera vez que las plantas estresadas emiten sonidos que pueden ser registrados remotamente, tanto en cámaras acústicas como en invernaderos", dijeron los científicos.

    Hadany y sus colegas también desarrollaron modelos de aprendizaje automático capaces de distinguir entre los sonidos de las plantas y los ruidos generales, además de identificar la condición de las plantas —secas, cortadas o intactas— basándose únicamente en los sonidos emitidos.

    "Nuestros resultados sugieren que los animales, los humanos, y posiblemente incluso otras plantas, podrían usar los sonidos emitidos por una planta para obtener información sobre su estado", afirmaron.

    Asimismo, los investigadores registraron sonidos similares en otras plantas cortadas o estresadas por la sequía, incluyendo un tipo de cactus y ortigas mansas.

    Insectos como las polillas podrían escuchar los sonidos emitidos por las plantas estresadas para evaluar su estado antes de poner huevos en sus hojas.

    "Una mayor investigación sobre la bioacústica de las plantas en general y sobre la emisión de sonido en las plantas en particular puede abrir nuevas vías para entenderlas a estas y sus interacciones con el medio ambiente, y también puede tener un impacto significativo en la agricultura", concluyeron los autores.

    La investigación se publicó en la base de datos de bioRxiv.

    Etiquetas:
    sonidos, flores, plantas, árbol, estrés
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook