18:06 GMT +305 Diciembre 2019
En directo
    El Sol

    No es el Sol lo que acabará con la vida en la Tierra

    CC0 / Pixabay
    Medioambiente
    URL corto
    0 211
    Síguenos en

    En varios miles de millones de años, el Sol destruirá nuestro planeta, afirman los científicos. Sin embargo, existe una amenaza aún más cercana que puede acabar con la vida en el planeta. La propia humanidad podría destruir todo mucho antes de que lo haga nuestra estrella, asegura el astrónomo Avi Loeb.

    Cada segundo el Sol quema 600 millones de toneladas de hidrógeno y las convierte en helio en su núcleo. Y a medida que el núcleo se satura con este helio, se encoge, haciendo que las reacciones de fusión nuclear dentro de él se aceleren. De esta manera el Sol descarga más energía y brilla más y más.

    Cada 1.000 millones de años el Sol se vuelve un 10% más brillante. Significa, que dentro de unos 3.500 millones de años, nuestra estrella será capaz de hervir los océanos de la Tierra, derretir sus capas de hielo y matar toda la vida.

    El gigante rojo en el que se convertirá nuestra estrella primero se tragará a Mercurio y a Venus y después, poco antes de que alcance su tamaño y luminosidad máximos, se tragará también a la Tierra.

    Cómo la humanidad puede salvarse del gigante rojo

    El astrónomo propone varias soluciones para evitar la inminente desaparición de la humanidad desde la faz de la Tierra por causa del Sol.

    Su idea consiste en reubicarse en otras partes del universo que están menos cerca del brillo vacilante de la estrella. Sin embargo, propone independizarse de los planetas y lunas existentes.

    Para el científico sería mejor que la humanidad pudiera "fabricar una estructura gigantesca que fuera capaz de maniobrar la distancia orbital óptima en cualquier momento dado" de la energía mortal del Sol.

    Loeb escribió que la humanidad necesita "contemplar la posibilidad de viajar al espacio fuera del sistema solar".

    Una vez que nuestra forma de viajar a otros planetas y lunas en el universo esté asegurada, el siguiente paso sería hacer copias genéticamente idénticas de los seres humanos y de "la flora y fauna que apreciamos" para sembrar otros planetas con vida.

    "La solución a largo plazo a nuestras amenazas existenciales no es mantener todos nuestros huevos en una sola canasta", escribió Loeb, el presidente del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard.

    La humanidad, la principal amenaza para la existencia de la vida en la Tierra

    No obstante, Loeb no está tan seguro de que la humanidad esté cerca para experimentar su desaparición a manos de un Sol que se ilumina y expande.

    "Me inclino a creer que nuestra civilización desaparecerá como resultado de heridas autoinfligidas mucho antes de que el Sol represente una amenaza predecible", escribió.

    Para el científico la ausencia de otras especies de vida en el universo es la prueba de los cortos plazos de existencia de civilizaciones en la escala universal.

    "¿Por qué creo eso? Porque el silencio muerto que oímos hasta ahora de los numerosos exoplanetas habitables que hemos descubierto puede indicar que las civilizaciones avanzadas tienen vidas mucho más cortas que sus estrellas anfitrionas", argumenta.

    Loeb está seguro de que la vida extraterrestre existe, o existió, en el espacio. No obstante, hasta ahora los investigadores no han descubierto presencia alguna de otra civilización.

    Etiquetas:
    viaje espacial, humanidad, espacio, vida, Tierra, Sol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik