00:13 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    La estación Vostok en 1957 en la Antártida

    La Antártida sigue contaminada debido a las pruebas nucleares de EEUU y la URSS

    © Sputnik / G. Koposov
    Medioambiente
    URL corto
    2224
    Síguenos en

    En varios lugares de la Antártida, el nivel del isótopo radiactivo cloro-36 es más del doble de la norma. Los científicos llegaron a esta conclusión después de analizar muestras de precipitación obtenidas de la estación rusa Vostok y cerca del domo de hielo Talos.

    Según los investigadores, el isótopo se formó en grandes cantidades durante las pruebas nucleares realizadas a mediados del siglo pasado. Los científicos han sugerido que el cloro-36 ha surgido del espesor de la nieve. En su trabajo, analizaron datos sobre precipitaciones desde 1949 hasta 2007. Como resultado, se reveló que en Vostok, por ejemplo, la concentración del isótopo disminuyó solo 10 veces.

    Según los expertos, esto significa que el cloro radiactivo continúa siendo liberado de la nieve. Los autores del estudio argumentan que la radiación detectada no puede dañar seriamente la atmósfera de la Tierra. Sin embargo, el descubrimiento una vez más recuerda cuán duraderas pueden ser las consecuencias de las explosiones nucleares.

    A mediados del siglo XX, la URSS, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia llevaron a cabo pruebas de armas nucleares. Las restricciones parciales se introdujeron solo en 1963, después de la firma del tratado que prohíbe las pruebas de armas nucleares en la atmósfera, el espacio y bajo el agua.

    Etiquetas:
    radiación, URSS, ecología, Antártida
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik