En directo
    Medioambiente
    URL corto
    1370
    Síguenos en

    Hasta hace no mucho, los empresarios tequileros no apreciaban la labor que realiza uno de sus trabajadores más importantes, el murciélago magueyero menor, y lo estaban condenando a morir. Hoy son conscientes de que no es posible sostener la producción sin él y lo protegen. El tequila salvó a los murciélagos ¿o los murciélagos salvaron al tequila?

    Son animalitos muy particulares: tienen un cuerpo diminuto que no excede los nueve centímetros y un rostro enlongado que hace pensar que son pájaros más que murciélagos. 

    Murciélago magueyero menor
    © CC0 / Dominio Público / NPS / LLNB.jpg
    Murciélago magueyero menor

    Sin embargo, esa largura y puntiagudez tiene un porqué: los murciélagos magueyeros menores son grandes polinizadores, y esa especie de 'rostro pico' les permite acceder más fácilmente a los nectarios de las flores, entre ellas a las de la agave, la planta que se usa para destilar el tequila. 

    En México existen unas 180 variedades de agave, la azul es la más apreciada para la producción tequilera. Durante los últimos 50 años, las aproximadamente 400.000 hectáreas de campos tequileros que hay en el oeste mexicano han sido sembradas y resembradas con monocultivo de agave. El monocultivo reduce la diversidad genética de sus plantas y las hace más vulnerables a enfermedades. 

    Los productores asimismo cortaban los agaves con alto contenido de azúcar antes de que florecieran y produjeran semillas. De esta forma murieron más del 40% de los tipos de agave, según información de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Pero también empezaron a morir los murciélagos: es precisamente el néctar de las flores de agave su principal fuente de energía.

    Además, la región tequilera es el corredor migratorio de varias especies de murciélagos, y ante el déficit de plantas, les era difícil migrar porque no había alimentos. En 1993 el murciélago magueyero menor fue identificado como especie amenazada. 

    Agave azul en un campo mexicano
    Agave azul en un campo mexicano

    A través de diferentes campañas el Gobierno logró convencer a los productores de dejar que algunas plantas de agave florezcan y produzcan semillas para que se alimenten a los murciélagos, y ellos, al mismo tiempo, contribuyen polinizando las plantas. Así, en octubre de 2013 el murciélago fue quitado de la lista de especies amenazadas.

    Sin embargo, esta especie de mamífero no vive sólo en México, sino que se mueve por una amplia zona que va del suroeste de Arizona y Nuevo México, en Estados Unidos; pasa por el centro y oeste de México, y llega hasta Guatemala y El Salvador por la costa del Pacífico.

    En Estados Unidos fue declarado en peligro de extinción en 1984; había alrededor de 1.000 ejemplares, según el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre. Hoy la cantidad aumentó 200 veces. 

    "Los productores reconocen que los agaves dependen simbióticamente de los murciélagos para ser polinizados", se lee en el informe, donde agrega que incluso están promocionando tequilas "amigables con los murciélagos". En 2018 fue quitada de la lista de especies en peligro de extinción en EEUU además.

    Etiquetas:
    plantación, tequila, polinización, murciélagos, Estados Unidos, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook