Widgets Magazine
En directo
    Esquiadoras en traje de baño, en Sereguesh

    ¡Olvídense de Marte! Medio estadounidense explica por qué debemos colonizar Siberia

    © Sputnik / Alexandr Kriazhev
    Medioambiente
    URL corto
    1712611

    La mayor parte de la Siberia está cubierta de hielo, lo que hace que la vida y la agricultura sean prácticamente imposibles. Sin embargo, según los científicos, el inevitable aumento de la temperatura del planeta para 2080 hará que las condiciones ahí sean más agradables. Tarde o temprano los migrantes climáticos llegarán, apunta Huffington Post.

    Todos sabemos que Rusia es enorme. Es más grande que Canadá y China juntos, dos veces más extenso que el continente australiano y casi del mismo área que todo Plutón.

    No obstante, gran parte de su territorio está escasamente habitado. La Siberia ocupa el 77% de Rusia, pero está habitada solo por el 27% de la población. La principal razón: el duro clima, al que pueden hacer frente solo los más resistentes. Sin embargo, la situación puede cambiar en este siglo.

    Siberia se vuelve más dócil

    Según un estudio realizado por los científicos del Centro de Investigación Langley de la NASA y el Centro de Investigación de la ciudad de Krasnoyarsk, el inevitable aumento de la temperatura y las precipitaciones harán que las condiciones para los asentamientos humanos en la parte asiática de Rusia sean más favorables para la vida. Según las previsiones, el duro clima se volverá más suave y cálido.

    En el curso de su investigación, los científicos examinaron dos escenarios diferentes de calentamiento para la década de 2080: el 'plan mínimo' supone que las temperaturas promedio de enero en Siberia aumentarán en 3,4 grados centígrados; el 'plan máximo' eleva las temperaturas a 9,1 grados. La precipitación promedio anual aumentará 60 mm en el primer escenario y 140 mm en el segundo.

    En climas más cálidos, el permafrost —las tierras heladas— se derretirán, lo que aumenta el potencial agrícola del norte de Siberia.

    Participantes del festival Grelka, en Shereguesh, Siberia
    © Sputnik / Alexandr Kriazhev
    Participantes del festival Grelka, en Shereguesh, Siberia

    El nuevo sueño siberiano

    Al igual que la mayoría de los países desarrollados, Rusia sufre hoy de una crisis demográfica. El Estado ha implementado programas de apoyo a la maternidad, ayuda financiera a los rusos que quieran regresar desde el extranjero e incluso ha comenzado a repartir terrenos gratis para todo el que quiera asentarse en la parte asiática del país.

    No obstante, según predicciones de la ONU, para el 2050 la población de Rusia bajará de 143,9 millones de habitantes a 132,7 millones.

    Es probable que debido a la despoblación, la inmigración sea una alternativa factible para repoblar el país más grande del mundo, opina el autor del artículo. Esta variante se hace más cercana, teniendo en cuenta la precaria situación climática en la que se sumergen cada vez más países del planeta.

    Los ríos siberianos de Obi, Yeniséi y Lena están entre los más caudalosos del mundo. Sumando el lago Baikal —el más grande y profundo de los de agua dulce de todo el mundo—, estos acuíferos hacen de Siberia un caudal de agua.

    Por si fuera poco, Siberia es extraordinariamente rica en minerales con algunos de los depósitos más grandes del mundo de níquel, oro, plomo, molibdeno, diamantes, zafiros, plata y zinc, así como los recursos extensos e inexplotados de petróleo y el gas natural. Además, tiene los bosques más grandes del mundo, capaces de recuperarse rápidamente.

    Según los cálculos de los especialistas, el uso de combustibles fósiles por EEUU, China y la India es el mayor provocante del calentamiento global. En la foto: planta de carbono The Four Corners, en Nuevo México (EEUU).
    © AP Photo / Susan Montoya Bryan
    Según los cálculos de los especialistas, el uso de combustibles fósiles por EEUU, China y la India es el mayor provocante del calentamiento global. En la foto: planta de carbono The Four Corners, en Nuevo México (EEUU).
    Etiquetas:
    cambio climático, Siberia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik