En directo
    Medioambiente
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    El océano Índico se tragó la isla de Zalzala, ubicada en el mar Arábigo, cerca de Pakistán. Sucedió apenas seis años después de que surgiera como resultado de un terremoto que causó la muerte de más de 800 personas.

    El nacimiento de Zalzala

    La isla de Zalzala se formó frente a la costa pakistaní, cerca de la ciudad portuaria de Gwadar, tras el terremoto subterráneo de 7,7 grados ocurrido en 2013. Constituye un volcán de lodo. La isla tenía solo 20 metros por encima del nivel del mar, 90 metros de ancho y 40 metros de largo.

    ​"La isla es en realidad una gran pila de barro del fondo marino que fue empujado hacia arriba", dijo Bill Barnhart, un funcionario del Servicio Geológico de Estados Unidos que estudia los terremotos en Pakistán e Irán. El nacimiento estuvo acompañado de emisiones de gases.

    La erupción del volcán de Kilauea
    © AP Photo / (U.S. Geological Survey
    Se necesita una capa poco profunda de metano comprimido, dióxido de carbono o algo similar en combinación con la presencia de capas de líquido. Cuando su estado se ve perturbado por las ondas sísmicas, los gases y líquidos salen a la superficie, arrastrando piedras y lodo.

    "El mecanismo exacto de este fenómeno es poco conocido, pero el hecho de que los volcanes de lodo se produzcan a menudo sin ningún terremoto indica que se necesita un pequeño impulso adicional", aseguró el sismólogo Richard Luckett a Daily Mail.

    Las primeras imágenes fueron tomadas por los satélites de la NASA pocos días después de la aparición de la isla. Hoy en día está completamente sumergida en las aguas del océano.

    Las imagenes satelitales de la isla Zalzala
    Las imagenes satelitales de la isla Zalzala

    A pesar de los gases tóxicos e inflamables que provienen de las grietas de toda la isla debido a su origen volcánico, se convirtió en un punto de atracción para los turistas. Su superficie estaba inicialmente densamente cubierta con restos de criaturas marinas mezclados con barro, arena y fragmentos de roca.

    El proceso eterno

    Docenas de islas aparecen y desaparecen cada año en diferentes partes del mundo, incluyendo aquellas que han sido cartografiadas en los mapas geográficos.

    En noviembre de 2018 Japón perdió una de las islas Kuriles. Esanbe Hanakita Kojima, que recibió su nombre en 2014, desapareció bajo el agua. El estudio de 1987 reveló que su punto más alto estaba a 1,40 metros sobre el nivel del mar. Se cree que la isla fue destruida por tormentas y movimientos de hielo.

    En octubre de 2018 después del huracán Walaka desapareció East Island, una de las islas del archipiélago de Hawái. Tenía una superficie de 4,5 hectáreas y era la casa de las focas monje y tortugas verdes. Entre una de las causas está el calentamiento global y el aumento del nivel del mar de un promedio de 1 mm por año.

    Al revés, en otras partes del mundo nuevas tierras surgen del mar gracias al calentamiento global. Varias islas han sido descubiertas en el océano Ártico durante la última década, es decir, cerca de las costas de la Tierra de Francisco José y la Tierra del Norte. El nacimiento masivo de estos pedazos de tierra rodeados de agua está relacionado con el derretimiento intensivo de los glaciares. La superficie terrestre se queda expuesta y aparecen islas. Así, en 2015 se abrieron nueve islas, dos en 2016, una en 2017 y una en 2018.

    Etiquetas:
    océano Índico, islas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook