Widgets Magazine
En directo
    Una intervención de WWF por la vaquita marina

    Alerta: quedan tan solo 10 vaquitas marinas en el mundo

    © AP Photo / Rebecca Blackwell
    Medioambiente
    URL corto
    Nicolás Ayala
    182

    Las penas y las vaquitas se van por la misma senda. Las palabras del gran Atahualpa Yupanqui resuenan hoy en México más que nunca. Y es que la supervivencia de la especie de mamíferos marinos endémica del alto Golfo de California, conocida como vaquitas, pende de un hilo.

    "El declive poblacional de la vaquita marina lleva muchos años. Hoy ya estamos al límite de su extinción. Esto se debe a la pesca de un pez que comparte hábitat con ella, la totoaba", dijo a Sputnik Miguel Rivas Soto, doctor en biología por el Instituto de Ecología de la UNAM y coordinador de la Campaña de Océanos Greenpeace, México.

    Ocurre que la vejiga natatoria de esta especie es muy cotizada en Asia, tanto que se la conoce como "la cocaína acuática". En el mercado negro chino el kilo de este órgano puede sobrepasar 9.000 dólares.

    "El elevado valor de este pez provocó una pesca desbordada e ilegal. Para ello se usan redes agalleras [así conocidas por la parte del cuerpo de los peces que queda sujeta a ellas], y al tener un tamaño similar al de las vaquitas, ambas especies quedan atrapadas. Así aumentó su mortalidad al punto de llegar a donde estamos hoy, casi no quedan ejemplares", explicó el biólogo.

    La ternura y simpatía de estos cetáceos contrasta con la crueldad de la especie encargada de su exterminio. Se trata de animales "con una emocionalidad muy frágil", tanto es así que es imposible colocarles rastreadores como se podría hacer con otras especies de delfín, ya que "entran en estados de estrés muy rápido y mueren. No sobreviven fuera de su hábitat natural. Capturarlas no es una opción".

    Ver esta publicación en Instagram

    Salvemos a La Vaquita #savethevaquita

    Una publicación compartida por be someone. (@besomeone.world) el 10 de Mar de 2019 a las 12:08 PDT

    Más información: La vaquita marina: la especie que podría extinguirse en unos meses

    Por eso la forma que encontraron los científicos para monitorear su población es mediante la utilización de micrófonos subacuáticos para contar los "clicks", o sonidos que emiten para comunicarse entre sí. Así, mediante un cálculo de frecuencias estiman cuántos ejemplares quedan. "Por eso quizás sean incluso menos. Pensamos que quedan entre seis y 22, pero es probable que sean 10", indicó Rivas Soto.

    Los esfuerzos de conservación no son suficientes para detener la ola de muerte. En los años 90 se decretó el refugio de la vaquita y se acordó una protección especial para la especie. Entre 2014 y 2015 se vieron los mejores resultados al implantarse una veda total de pesca con redes agalleras. Además se les daba una compensación a los pescadores.

    "Ninguna de las medidas de reconversión tecnológica para buscar alternativas de pesca, o económicas para que los pescadores se dediquen a otra cosa, dieron como resultado un mayor número de ejemplares. La especie está en franco declive y al borde de la extinción", sostuvo.

    Los números asustan. El análisis de datos del Programa de Monitoreo Acústico mostró que casi la mitad de la población de vaquitas se perdió entre 2015 y 2016 (una disminución anual del 49%). Mientras que la tasa promedio anual de disminución entre 2011 y 2016 fue de un 39%, lo que corresponde a una disminución total de la población del 90% durante este período. Según el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), desde noviembre de 2016, la mitad de ejemplares muertos encontraros presentaba lesiones provocadas por enredos. Y en lo que va del año ya se encontró una víctima nueva en las mismas condiciones.

    La desaparición de una especie siempre genera un desequilibrio en el ecosistema. "En este caso se verían afectadas las cadenas tróficas [o de nutrición], con un desbalance que afectaría a otras especies. A eso se le suman posibles consecuencias económicas y sociales. Las pesquerías del alto Golfo de California podrían verse vedadas por incumplir con los estándares internacionales de pesca", estimó el científico.

    Existen organizaciones conservacionistas que están en el hábitat de las vaquitas buscando las "redes fantasmas", que son abandonadas y quedan flotando a la deriva capturando vaquitas y provocando su muerte. Esta es una forma en que la sociedad civil hace su aporte. Pero con esto solo no alcanza.

    Te puede interesar: Seis vaquitas marinas reavivan la esperanza de salvar al cetáceo endémico de México

    "Para salvarlas necesitamos que desde el Gobierno se regule la pesca, el comercio y se combata el crimen organizado que vive a costa de su explotación. Sin esa intervención efectiva no hay mucho que se pueda hacer", consideró Rivas Soto, quien a pesar de todo afirma que hay esperanza mientras sigan nadando las últimas vaquitas en las únicas aguas que son su hogar, las del alto Golfo de California, en México.

    Ver esta publicación en Instagram

    With only 30 vaquitas left, a capture plan has been approved in a desperate effort to save the world's smallest porpoise from extinction. Vaquitas live only in Mexico's Gulf of California, but have been dying in droves from net entanglement; fishermen illegally poach the endangered totoaba fish for a lucrative Chinese market, as well as shrimp-processes that entrap and suffocate these tiny porpoises in gill nets. The VaquitaCPR project will use two US Navy dolphins to detect and corral as many vaquitas as possible, starting in October (delayed funds have prevented the plan from beginning sooner). The vaquitas will be kept in the Gulf in sea pens, not tanks, no more than 10m wide and 3m deep (33ft by 9ft), but a more permanent facility will be created if these pens are successful. The hope is for the vaquitas to accept their new lives in captivity and reproduce to save their species. No vaquita has ever been caught alive. In fact, vaquitas travel alone or in pairs, and intentionally stay away from boats. There were 567 vaquitas in 1997, and only 59 in 2015. It's possible that too little effort was attempted too late. Human greed may have already condemned the vaquita to extinction. Caption: @sevenseasoffreedom Info source: "Last-ditch attempt to save world's most endangered porpoise gets go-ahead" on nature.com

    Una publicación compartida por CassidyⓋ and Megan — Est. 2014 (@sevenseasoffreedom) el 8 de Abr de 2017 a las 10:31 PDT

    Pero la realidad es dura. Aún siendo optimistas, el futuro de esta especie pende de un hilo. "Supongamos que la mitad de las que quedan fueran hembras, se reproducen cada dos años. La recuperación bajo las condiciones actuales va a ser muy lenta. Y todo indica que la pesca de la totoaba no va a cesar", señaló.

    Lo que está en riesgo en México es mucho más que la desaparición de una especie bonita. De concretarse su extensión el país perdería un patrimonio cultural y genético irreemplazable.

    "Se trata de una de las especies más emblemáticas de México para el mundo. Los impactos de su desaparición son incalculables", concluyó.

    Etiquetas:
    extinción, vaquita marina, animales, peligro, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), océano Pacífico, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik