En directo
    Una fractura (imagen referencial)

    Un terremoto en Bolivia revela enormes picos bajo la corteza terrestre

    CC0 / Pixabay
    Medioambiente
    URL corto
    7600

    El poderoso terremoto que sorprendió a Bolivia en 1994 ha ayudado a un grupo de científicos a estudiar la estructura entre los mantos superior e inferior de la Tierra y a descubrir que está cubierta por enormes picos montañosos y profundas grietas. Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Science.

    "El límite entre las capas del manto resultó ser bastante más grueso que la superficie del planeta. Las colinas subterráneas, en sentido figurado, resultaron ser más altas que los Apalaches o las Montañas Rocosas. No podemos calcular con precisión su altitud, pero parecen ser más altas que cualquier otra montaña terrestre", dice Wenbo Wu, del Instituto de Geodesia y Geofísica de Wuhan (China) y autor del estudio.

    El subsuelo terrestre está formado por varias capas: por la corteza terrestre sólida, por un manto semilíquido y por un núcleo de metal fundido. La corteza se divide en varios fragmentos enormes —placas tectónicas— que permanecen sobre el manto y chocan entre sí, explica. Y lo hacen porque el manto no es uniforme en su composición. El intercambio de materiales en las diferentes partes del manto tiene lugar a velocidades distintas, lo que a su vez provoca todo tipo de terremotos.

    Hasta ahora, los geólogos no sabían exactamente cómo estaba organizado ese manto. Analizando los datos de los que se dispone sobre el terremoto de junio de 1994, han descubierto que los temblores fueron tan potentes que llegaron hasta la capa final, lo que ha permitido hacer una radiografía a esa profundidad porque, las ondas sísmicas rebotaban en ella y no volvían a la superficie a la vez.

    También: "Lima está en un silencio sísmico que anticipa un terremoto grave en unos 5 años"

    La sorpresa ha llegado al observar que la estructura es increíblemente áspera. Más áspera que la capa superior de la Tierra. En otras palabras, a 660 kilómetros de profundidad la topografía es más desigual que las Montañas Rocosas o los Apalaches, explica Wu. El estudio no ha sido capaz de determinar la altura exacta de esas depresiones y picos, pero no descartan que esas montañas sean más elevadas que cualquier otra de la superficie de nuestro planeta.

    Los científicos todavía no saben a qué se deben esas formaciones, pero la presencia de un relieve tan especial en la capa inferior del manto, dicen, sugiere que sus rocas prácticamente no están mezcladas con la parte superior de la litosfera y que han permanecido en ese estado desde que la Tierra se formó. Su análisis ayudará ahora a los geólogos a entender lo que ocurrió con el planeta en los primeros momentos de vida del sistema solar.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    grieta, tierra, estudio, terremoto, Bogotá, Colombia