Widgets Magazine
En directo
    Oso polar (imagen referencial)

    Habitantes de la región rusa de Chukotka salvan a osezno huérfano

    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Medioambiente
    URL corto
    0 140

    MOSCÚ (Sputnik) — Desde hace más de un mes, habitantes del distrito autónomo de Chukotka (Lejano Oriente ruso) alimentan con trozos de carne de morsa a un cachorro de oso polar, para que el animal sobreviva en la naturaleza, informó a Sputnik Víctor Nikíforov, experto del Centro de Ciencias y Expediciones para el estudio de los mamíferos marinos.

    El osito, que apenas cumplió un año, vive desde hace más de un mes en las costas del mar de Siberia Oriental, cerca de la localidad de Ryrkaypiy.

    Te puede interesar: Científicos constatan el buen estado de los osos polares de Chukotka

    Se supone que pudo haber subsistido por algún tiempo con los restos de morsas muertas hallados cerca de su paradero, en el cabo Kozhévnikov, tras la emigración estacional de esos animales a otro lugar, pero con la llegada del frío extremo, a principios de enero, al cachorro ya le resultaba difícil comer la carne congelada.

    "La única solución fue descuartizar los cadáveres de morsas para facilitar la alimentación del animal, habitantes de las localidades de Ryrkaypiy y Billings llegaron para cortar la carne y lograron hacerlo con hachas y sierras, cuando la temperatura rondaba los 30 grados bajo cero", dijo Nikíforov.

    Subrayó que "por primera vez en la historia se lleva a cabo un experimento único, que consiste en intentar conservar en la naturaleza al osezno huérfano de un año".

    Explicó que un cachorro que queda sin madre a una edad tan tierna tiene pocas probabilidades de sobrevivir y normalmente esas crías son transferidas a un zoológico, pero en la situación actual existe la posibilidad de conservar al osito en su ambiente natural.

    Según el experto, de momento se logra impedir que entre en las localidades y se alimente con la comida de los humanos, que son las condiciones imprescindibles para que el animal no se acostumbre a los hombres y pueda cazar.

    "Normalmente en casos similares acaban por darle de comer a los osos la comida humana, trasladarlos a un zoológico o sacrificarlos, pero en nuestro caso, las acciones bien pensadas dan esperanza de que el osezno se quede en la naturaleza", suponen los científicos del Centro.

    Etiquetas:
    naturaleza, ecología, osos polares, Chukotka, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik