En directo
    Tierra cuarteada

    El agua potable se acaba: "Se nos había pasado por alto"

    CC0 / Pixabay
    Medioambiente
    URL corto
    2110

    Un estudio a escala mundial revela que el agua con el que el ser humano se abastece se está acabando al mismo tiempo que el cambio climático genera más y más precipitaciones. La culpa parece estar en la sequía que sufre la corteza terrestre del planeta, según advierte un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia).

    El estudio, liderado por el profesor Ashish Sharma, revela que la situación acabará siendo de lo más normal, sobre todo en aquellas regiones que ya son hoy especialmente áridas. La investigación se ha convertido en el análisis a escala mundial más exhaustivo hasta ahora sobre las condiciones en las que se encuentran los ríos y las precipitaciones y se basa en los datos de 43.000 estaciones hidrométricas y 5.300 estaciones acuíferas en ríos de 160 países.

    Un detalle que se ha pasado por alto

    "Es algo que se nos había pasado por alto", ha reconocido Sharma, de la Escuela de Ingeniería Civil y Medioambiental de la Universidad de Nueva Gales del Sur. "Esperábamos que las precipitaciones hubiesen aumentando (…) Lo que no esperábamos es que, a pesar de esa lluvia de más por todo el mundo, los grandes ríos se estuviesen secando", revela.

    Creen que la causa reside en la sequía que están sufriendo las cuencas. De un tiempo a esta parte, la capa terrestre del planeta estaba mojada e hidratada antes de una tormenta que trajese consigo precipitaciones y, por tanto, cuando estas caían, no eran absorbidas por la tierra y alcanzaban los ríos. Ahora que las tierras son más áridas, estas absorben toda el agua de lluvia, y los ríos no reciben su parte.

    "Que nuestros ríos tengan menos agua significa que nuestras ciudades y nuestras granjas también tendrán menos", razona. Y, a la vez, la tierra árida hará que los agricultores y granjeros necesiten más agua para sembrar las mismas cosechas. Es preocupante, dice, porque es un patrón que se está repitiendo por todo el mundo y que se intensifica en las regiones ya de por sí secas.

    Te puede interesar: La sequía abrasa el mundo

    Una tercera parte

    De cada 100 gotas de agua que caen en la tierra, solo 36 de ellas consiguen llegar a los ríos y a los acuíferos, las fuentes de las que se nutre el ser humano. Las otras dos terceras partes las absorbe la corteza terrestre para hidratarse y parar nutrir el ecosistema. Como las temperaturas son cada vez más elevadas, esa misma agua acaba evaporándose.

    La represesa Khota Ajuan, en Bolivia, afectada por una fuerte sequía
    © REUTERS / David Mercado
    La represesa Khota Ajuan, en Bolivia, afectada por una fuerte sequía

    Las investigaciones precedentes siempre habían pasado por alto estos datos, porque "todo el mundo estaba obsesionado con la parte de la ecuación sobre las inundaciones y había ignorado el componente más peligroso", explica Sharma: el abastecimiento de agua proveniente de las pocas inundaciones que acaba en nuestras reservas de agua —embalses, ríos, presas, etc.—.

    La solución

    Para atajar el problema, una opción pasa por esperar a que los acuerdos internacionales en materia de cambio climático surtan algún efecto para que se vayan reduciendo las concentraciones de gases de efecto invernadero. Pero Sharma reconoce que "eso llevará mucho tiempo". La otra opción es ser más proactivo "y volver a diseñar nuestros sistemas hidráulicos para que podamos adaptarnos mejor y lidiar con el problema", sugiere.

    La segunda opción implica que el ser humano se adapte a una nueva realidad en la que serán necesarias nuevas políticas y nuevas infraestructuras. En las regiones en las que la cantidad de agua disponible esté reduciéndose, la agricultura intensiva que requiere especialmente de mucha agua deberá trasladarse a otra parte y el espacio destinado a su almacenamiento se deberá ampliar, argumenta.

    En las urbes en las que las inundaciones son cada vez más habituales habrá que plantearse establecer algún mecanismo para almacenarla o diversificar su uso. Sharma pone de ejemplo la capital japonesa. "Tokio solía inundarse cada año, pero construyeron un gigantesco tanque bajo la ciudad que ahora almacena se agua", concluye.

    Esto te puede interesar: El deshielo de la Antártida eleva el nivel del mar a un ritmo preocupante

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    gases de efecto invernadero (GEI), efecto invernadero, cambio climático, sequía, Japón, Australia