18:43 GMT +321 Septiembre 2018
En directo
    Agua

    Fondo Mundial para la Naturaleza niega que nuevos decretos en México privaticen el agua

    CC0 / Pixabay/ronymichaud
    Ecología
    URL corto
    0 02

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por siglas en inglés) negó el martes las versiones en torno a que los decretos de reservas de agua en México privatizan ese recurso, según un comunicado de la organización.

    Esos decretos "lamentablemente han generado un malentendido sobre el concepto" porque las reservas de agua "no representan de ninguna manera la privatización del recurso, ni la extinción de ningún derecho al uso del agua vigente", afirmó el WWF en una comunicado.

    Un hombre bebe agua
    © AP Photo / Rajesh Kumar Singh
    Los decretos fueron anunciados por el Gobierno de México el 5 de este mes, Día Mundial del Medio Ambiente.

    A lo largo de 12 años, con diferentes gobiernos, y de la mano de investigadores, autoridades y comunidades, la organización no gubernamental ha trabajado para diseñar "un modelo basado en ciencia para establecer reservas que garanticen agua de calidad para la naturaleza y la gente", dice el texto de prensa.

    Los expertos de la organización internacional explican que las reservas de agua decretadas "son un instrumento diseñado para proteger el caudal ecológico de las cuencas y asegurar los beneficios que los ecosistemas nos ofrecen a todos".

    Al contrario de una privatización, "establecen claramente volúmenes de agua que deberán quedar intactos para la biodiversidad, lo que redundará en beneficio de todos, empezando por las comunidades rurales e indígenas", añade el comunicado.

    Más información: El agua, un factor estratégico olvidado en el desarrollo económico

    Del volumen total de agua en casi 300 cuencas del país, el 70% en promedio o hasta el 93%, en algunos casos, "queda protegido para el ambiente, por lo que no puede ser extraído para ningún tipo de uso".

    Solamente un 1% queda reservado para asegurar el abastecimiento por el crecimiento al año 2070 de la población de las ciudades "listadas en cada decreto y que en la actualidad ya cuentan con agua. Esto imposibilita la realización de trasvases entre ciudades".

    El agua restante, que en algunos casos llega a ser solo el 3%, "es susceptible de ser concesionada por el Gobierno para cualquier actividad, bajo instrumentos diferentes a las reservas y mediante los procedimientos establecidos en la legislación vigente, lo cual deberá hacerse de manera clara para tranquilidad de la sociedad", indica el texto de prensa.

    Te puede interesar: "Los conflictos del futuro serán por el agua y América del Sur tiene que estar atenta"

    WWF también se sumó a la petición ciudadana para que este proceso "se lleve a cabo de forma transparente", con mecanismos de rendición de cuentas y favoreciendo el desarrollo sustentable.

    Los decretos, junto con los emitidos previamente desde 2014, establecen la creación de reservas de agua en 295 cuencas del país, lo que no solo beneficiará al ambiente, sino a más de 45 millones de habitantes, afirma WWF.

    La organización añade que estos decretos son un "instrumento de certidumbre para la sociedad", ya que establecen la cantidad de agua disponible para el ambiente, la población y otros usos en cada una de las casi 300 cuencas del país.

    Esas herramientas jurídicas "son más robustas que las vedas porque establecen condiciones para distribuir de manera justa el agua, empezando por la gente y el ambiente", añade el comunicado.

    La presentación de WWF indica que trabaja por el planeta y su gente desde hace 60 años en el mundo y 25 años en México. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La ONU exhorta a México a mejorar provisión de agua y saneamiento
    ¿Uruguay privatiza el agua?
    La fecha que nadie quiere conocer: el día en el que el mundo se quedará sin agua
    Hidrólogo israelí: El manejo del agua del planeta está en manos inexpertas
    Etiquetas:
    privatización, agua, WWF, México