En directo
    Un antechinus

    Estos mamíferos están en peligro de extinción por tener literalmente demasiado sexo

    CC0 / pixabay
    Ecología
    URL corto
    0 21

    Dos pequeñas especies de marsupiales, conocidas por sus hábitos suicidas de apareamiento, han sido oficialmente incluidas en la lista de animales en peligro de extinción de Australia, informa Phys.org.

    El Gobierno australiano ha incluido al antechinus oscuro con cola negra y al antechinus con cabeza de plata en esta lista de animales que necesitan protección especial.

    Además de los desafíos planteados por el cambio climático, la pérdida de hábitat y los animales salvajes, los antechinus también están en riesgo por sus curiosos hábitos sexuales.

    Cada año, en la época de apareamiento, los machos caen muertos antes de cumplir el año por el estrés que genera las maratónicas sesiones sexuales que pueden durar hasta 14 horas y que se ven obligados a repetir varias veces, según los científicos. Asimismo, los pocos marsupiales de estas especies que sobreviven, quedan estériles.

    "Su piel se cae. Parecen muy enfermos y se tambalean. A veces tienen gangrenas debido a que su sistema inmune deja de funcionar", señaló la bióloga Diana Fisher de la Universidad de Queensland, citada por National Geographic. Además, pueden tener hemorragias internas y la desintegración de los tejidos del cuerpo.

    Las dos especies fueron descubiertas en 2013, lo que da un total de 15 especies de antechinus en Australia. El descubrimiento le pertenece a Andrew Baker de la Universidad de Tecnológica de Queensland y su equipo.

    Además:

    Todo lo que camina, a la olla: las seis carnes más exóticas del mundo
    Biólogos descubren bacterias que convierten a los animales en 'bombas sexuales'
    Increíble: la obsesión por el sexo mata a los machos de esta especie animal (vídeo)
    ¿Por qué tenemos sexo? Los científicos dan una respuesta inesperada
    Etiquetas:
    sexo, animales, Australia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik