00:41 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Un hombre bebe agua

    ¿México privatiza el agua?

    © AP Photo / Rajesh Kumar Singh
    Ecología
    URL corto
    6820

    El país norteamericano vive momentos críticos con respecto al manejo de uno de los recursos elementales para la vida, el agua. Sputnik te presenta las diferentes miradas que existen sobre un mismo problema.

    El 2018, último año de la Administración Peña Nieto, está signado por un debate vital, el de las aguas potables. La polémica está planteada en el proyecto de Ley General de Aguas, o Ley Pichardo como se la conoce popularmente, un conjunto de documentos que para algunos puede poner en riesgo el consumo ciudadano del recurso más importante para la vida, mientras que para otros no es un tema que siquiera exista en la agenda política del país.

    "Está en discusión la privatización del agua. Las autoridades están dando la prioridad de uso de este recurso vital a las industrias extractivistas. Se están llevando agua de las cuencas hacia zonas áridas donde hay petróleo, gas y minerales. Se trata de actividades que utilizan grandes cantidades de agua y además la contaminan", dijo a Sputnik Juan Ángel Trasviña Aguilar, presidente de Medio Ambiente Sociedad, una asociación civil con más de 10 años de experiencia defendiendo recursos hídricos.

    "Los que hablan de Ley Pichardo no están informados, o si lo están tiene malas intenciones. No existe esa ley sino una plataforma a cargo de la Comisión de Agua Potable de la Cámara de Diputados. Se trató de presentaciones y propuestas para habar de un cambio radical de modelo de gestión del agua en México", sostuvo en diálogo con Sputnik Roberto Olivares, director general de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México (ANEAS).

    Pero no todos comparten la misma visión. Trasviña Aguilar aseguró que "el proyecto se encuentra en Diputados y de ahí se iría al Senado. Sabemos que cuando pasa en una Cámara, en la otra se maquilla y se produce un pase automático. La norma viola los derechos humanos de acceso del agua. No garantiza la accesibilidad del líquido, en especial a la gente de bajos recursos".

    Según datos del portal Agua.org.mx, 102 de los 653 acuíferos del país están sobreexplotados, y entre un 30 y un 50% del agua para abastecimiento público se pierde por fugas en las redes y domicilios. En el país norteamericano solo el 10% del agua dulce es destinada al consumo doméstico.

    A nivel global las actividades agropecuarias consumen la mayor cantidad de agua dulce, con un promedio del 70%, en México esa media es mayor, allí la agricultura y la ganadería consumen el 76% del recurso disponible. En este país el sector agropecuario no paga derechos por el uso y recibe subsidios en el costo de la energía para cuando se utilizan aguas subterráneas. El sector genera un 62% de las aguas residuales (cargas orgánicas, plaguicidas y fertilizantes, entre otros contaminantes).

    Además: ¿Uruguay privatiza el agua?

    Ante la perspectiva de una nueva Ley de Aguas hay grupos civiles que se están organizado para asegurarse de que sus intereses queden representados. "Existe mucha presión social pero el panorama es muy complicado porque nuestros representantes no quieren oir", sostuvo Trasviña Aguilar, quien está preocupado por la seguridad de su familia.

    Según un informe del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), entre 2010 y 2016 se registraron 303 casos de ataques a defensores y defensoras de los derechos ambientales. A Trasviña Aguilar y los suyos los han amenazado.

    La Ley de Aguas Nacionales vigente en la actualidad fue impuesta como condición para que México entrara en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte a mediados de los 90, explicó a este medio Helena Burns, coordinadora nacional de la asociación Agua para tod@s, agua para la vida.

    "Se privatizó el agua a través de concesiones. Luego vino una reforma que obligó cambiar el marco legar y tener una nueva ley general centrada en el derecho humano al agua y que tiene que sentar las bases para la participación de la ciudadanía junto con los tres niveles de Gobierno para lograr el acceso equitativo y sustentable al agua. Tienen 360 días para lograrlo pero no hicieron nada, quieren que el agua pase del Estado a las empresas transnacionales y nosotro s del estado a la ciudadanía", agregó.

    Burns indicó que lo que buscan los privatizadores es cortar el drenaje y el agua si hubiera retraso de dos pagos. Dijo además que el derecho humano al agua es amplio y algunos sectores gubernamentales y financieros están buscando una definición restringida que contempla un límite de 50 litros de agua al día por persona. Por eso enfatizó que el actual es "un debate con consecuencias enormes" para el país.

    Sin embargo para Olivares las aseveraciones de que la supuesta Ley Pichardo favorece a las industrias extractivistas "son mitos". "En cualquier parte del mundo hoy hay participación privada porque así se requiere. Estamos padeciendo una reducción presupuestal de casi el 80% del año pasado a ahora para inversión en subsidio. En estas condiciones ¿cómo vamos a salir adelante si no es con concesiones? ", dijo.

    Para el Director de ANEAS hay una diferencia entre el derecho humano al acceso al agua y los servicios de agua potable y saneamiento que requieren recursos e insumos para poder operar. "Cuando alguien se llena la boca con ‘no a la privatización' hay que preguntar ¿de donde van a sacar dinero los operadores?", cuestionó Olivares, quien ha participado en Consejo Mundial del Agua a nivel regional.

    La visión de Burns es opuesta. Según la activista, los legisladores mexicanos han sido "muy sensibles" a las exigencias de los inversionistas privados extranjeros. "El Ejecutivo realizó reformas legislativas que permitieron el uso de aguas nacionales para fracking. Esto es inconstitucional porque el Ejecutivo está legislando. Ahora se busca desligar a las empresas de sus responsabilidades sobre la contaminación. Estamos hablando de una crisis del agua que se siente en todo el país", subrayó.

    Las visiones para mejorar el servicio son también disímiles. "Sin participación privada o ingresos fuerte por tarifa ¿de donde van a salir los recursos? No se entrega el agua a los extranjeros para que nos sigan colonizando, hay necesidades de inversión importantes. Si la Ley de Aguas Nacionales determina que el agua es un asunto prioritario y de seguridad nacional no veo cómo se puede hacer para atender las necesidades en el corto, mediano y largo plazo. La nueva ley que se presente debe tener un contenido que posibilite la participación privada. No hay otra forma de hacer sostenible los servicios de agua y saneamiento", insistió Olivares.

    Lea más: La fecha que nadie quiere conocer: el día en el que el mundo se quedará sin agua

    Más allá de la controversia lo cierto es que en México, uno de los países más poblados del mundo, el acceso al agua es un problema acuciante. Según Agua.org.mx, casi 13 millones de personas no cuentan con agua potable, y 43% de los mexicanos no tiene las instalaciones sanitarias mínimas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Especialistas debaten crisis del agua en Bolivia
    El abastecimiento de agua puede bajar un 25% en Asia Central hacia 2040
    Pueblo argentino contaminado por Barrick Gold halla mercurio en su red de agua
    Etiquetas:
    recursos naturales, polémica, privatización, agua, México