En directo
    Wind turbines

    Costa Rica avanza hacia un sistema de "transporte limpio"

    © AP Photo / Al Goldis
    Medioambiente
    URL corto
    140

    Costa Rica avanza este 2018 hacia la descarbonización total y su mayor reto consiste en proyectar un sistema de transporte más limpio, en el que los mismos ciudadanos puedan cargar autos eléctricos con instrumentos de captación de energías renovables como paneles solares. Sputnik te informa sobre estos modelos visionarios de Latinoamérica.

    Costa Rica es desde el siglo pasado un país líder en la producción de energías renovables en América Latina. En noviembre de 2017 el país centroamericano arribó al 99% de producción eléctrica gracias a estas fuentes limpias, el porcentaje más alto desde 1987.

    Sin embargo, este hito dejó de ser noticia para convertirse en 'slogan' del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que en los últimos años ha logrado una continuidad en la generación de energía para electricidad a partir de fuentes renovables que rondan los 300 días al año.

    Este 2018 el país centroamericano identificó la revolución vehicular como el objetivo que los guiará hacia la meta de carbono neutro, donde las emisiones netas de gases de efecto invernadero expedidas a la atmósfera equivalen a cero.

    Felipe Carazo, director ejecutivo de Fundecor, una organización comprometida con mantener el rol vanguardista de Costa Rica en materia ambiental, declaró a Sputnik que el caso de abordar un sistema de transporte menos contaminante requiere de la participación ciudadana como un instrumento vital para la captación de energías renovables.

    "El hecho de que los mismos ciudadanos puedan instalar en sus casas instrumentos de captación de energía renovable como paneles solares, incluso con un sistema para compartir a una red nacional en caso de excedentes es algo que ya está planificado", aseguró Carazo.

    Pero no es tan sencillo. Es indispensable asegurar los volúmenes y sistemas para operar eficientemente, sin afectar la matriz eléctrica ni incurrir en fugas de energía. Esta es la tarea de ICE desde que el marco del Acuerdo de París planteó objetivos retadores para la descarbonización.

    Estas metas requieren de esquemas donde la participación del ciudadano sea más activa. "Serían esquemas de participación interesantes con valiosas alternativas económicas, ya que una persona que tenga sus propios paneles para buscar energía limpia puede convertirse en proveedor de energía y si es eficiente, sacar un ingreso económico", aseguró el experto.

    Lea también: EEUU pierde la batalla de las energías renovables

    Las lecciones aprendidas por Costa Rica al generar electricidad con energías renovables son hoy una punta de lanza para crear un modelo de desarrollo basado exclusivamente en estas fuentes.

    Desde finales de la década del '40, el país centroamericano se embarcó en la explotación responsable y el cuidado de los recursos naturales. Los acuerdos visionarios del "Dividendo de la paz", que dieron lugar a la creación del ICE en 1949, propiciaron la búsqueda de la soberanía energética junto al cuidado del medio ambiente.

    Desde entonces Costa Rica se dedica a reducir el consumo de combustibles fósiles, en aras de disminuir el impacto ambiental de la combustión del petróleo y de eliminar la dependencia económica del mercado internacional del crudo.

    El hito de los 300 días de generación eléctrica 100% renovable se basa en la matriz de energía ligada a la producción de electricidad, pero esta matriz energética es mucho más amplia, según asegura el directivo.

    "El tema de energía vehicular es hoy una de las líneas más agresivas para avanzar en un modelo de transporte que se alimente de energías renovables pero hay mucho trabajo por lograr" explicó Carazo.

    Lea más: Costa Rica y Uruguay: los líderes latinoamericanos de la energía renovable

    Parte de la estrategia costarricense es que lo alcanzado en temas de electricidad se conviertan en una plataforma para aspirar a más y hacer encadenamientos en temas de movilidad vehicular y otros espacios.

    "Me refiero a que si el día de mañana logramos incluir y desarrollar en el país trenes eléctricos u otros vehículos que se alimentan de la misma fuente, podemos hacer un encadenamiento con la energía renovable y no propiamente una sustitución de la energía térmica", aseguró.

    Esta ideología tiene que ver con una ambición de país de ser un modelo de economía verde. "Costa Rica puede ser un gran laboratorio para el mundo y el sitio donde la implementación de estas tecnologías generan lecciones para transferir al resto de los países comprometidos en París", afirmó.

    El país centroamericano cuenta con una matriz de energía para electricidad altamente renovable y se fundamenta principalmente en el desarrollo de fuentes hídricas, gracias a la complejidad del relieve costarricense y de circunstancias climáticas que favorecen las lluvias.

    En 2017 el 78% de la electricidad provino del agua, el 10% del viento, otro 10% de la geotermia y un 0,8% de la biomasa y del sol, informó ICE antes de cerrar el año.

    Además:

    Un tiburón tigre mata a una turista en Costa Rica
    ¿Qué insólita cosa encontraron dentro de un pez en Costa Rica? ¡Sputnik te desafía!
    Un hombre de Costa Rica renuncia a ser millonario
    Etiquetas:
    energías alternativas, transporte limpio, energía renovable, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik