En directo
    Pekín, China (archivo)

    La nueva e inesperada política de China que inquieta al mundo

    CC0 / Pixabay
    Ecología
    URL corto
    8861

    El 1 de enero de 2018 fue un momento lleno de promesas para el nuevo año: llevar una vida más saludable, comer menos comida rápida o ser más cuidadosos con el medio ambiente. El Gobierno de China hizo algo similar.

    La calidad del aire en el país asiático es una de las peores del mundo en algunas zonas urbanas, y una de las razones para explicar este exceso de contaminación es que la mayoría de desechos plásticos, de papel y de metal que generan los países desarrollados se reciclan, precisamente, en China.

    Según datos de Naciones Unidas, en 2016, China y Hong Kong importaron 7,3 millones de toneladas de desechos plásticos desde países o regiones desarrolladas como la Unión Europea, Estados Unidos y Japón. Esta cifra equivale al 70% de todo el plástico desechado en el mundo en aquel año.

    Pero en 2018, Pekín quiere revertir la situación drásticamente. A partir de marzo planea prohibir las importaciones de ciertos tipos de materiales para el reciclado. Se trata de algunos tipos de plásticos, desechos textiles y papel. Asimismo, el cartón que se importa para su reutilización deberá ser mucho más 'limpio' que hasta ahora, informa BBC Mundo.

    Lea más: La contaminación recorta la esperanza de vida de los chinos en más de dos años

    Anteriormente, China importaba muchos de estos materiales para cubrir sus propias necesidades de producción de envases y embalajes, pero ahora las autoridades defienden que China puede ser 'autosuficiente' con su propia generación de basura.

    Los principales exportadores de basura —Estados Unidos y la Unión Europea— no estaban preparados para esta medida y actualmente intentan negociar un aplazamiento de la entrada en vigor de esta limitación. También están buscando otros mercados para deshacerse de la basura que puede ser reciclada.

    El Buró Internacional de Reciclaje, con sede en Bruselas, que representa a la industria global del reciclaje, afirma que Tailandia, Vietnam, Camboya, Malasia, la India y Pakistán podrían ser los nuevos mercados potenciales para acoger estos materiales.

    Más aquí: Las bolsas de plástico, un manjar para esta criatura

    Mientras tanto, los ecologistas aseguran que las medidas de Pekín deberían servir para cambiar nuestra relación con algunos materiales como el plástico y la forma en que los utilizamos. Es decir, que este sería un buen momento para repensar cómo minimizar nuestro impacto sobre el medio ambiente.

    Además:

    Made in Russia: nuevo método de convertir desechos alimenticios en biocombustible
    Ucrania pierde "la guerra contra la basura"
    El aeropuerto de Pekín cancela más de 250 vuelos por contaminación del aire
    Etiquetas:
    reciclaje, basura, contaminación, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik