08:41 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Hermelinda Umasi Magaño y Tomasa Vasquez de la comunidad Bajo Huancané

    Perú tóxico: sangre indígena contaminada por la industria minera y petrolera

    © Foto : Nathaniel Fungang/Amnesty International
    Medioambiente
    URL corto
    101
    Síguenos en

    Dos comunidades indígenas de Perú tienen sus únicas fuentes de agua totalmente contaminadas por metales pesados y otras sustancias químicas, según un informe de Amnistía Internacional (AI).

    Se trata de Cuninico y Espinar, ubicadas en las regiones amazónica y andina del país respectivamente. Allí se han registrado abortos espontáneos, cáncer, irritación de la piel, problemas renales y respiratorios entre otras patologías que afectan a los habitantes.

    Comunidad de Cuninico vista desde el río Marañon
    © Foto : Kat Goycochea/Amnesty International
    Comunidad de Cuninico vista desde el río Marañon

    En Cuninico, donde vive el pueblo kukama kukamira, empezaron a sentir sabor extraño al agua en 2014, lo que coincidió con un derrame petrolero en el mismo año. Los kukama utilizan la pesca como principal actividad económica y además dependen del río para bañarse, cocinar o lavar la ropa.

    En el caso de Espinar hay una operación minera de enormes proporciones donde, según la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, el propio Estado peruano trazó un plan de intervención para asistir a las poblaciones pero aún no lo ha implementado.

    "Se trata de comunidades que han estado históricamente expuestas a la industria extractiva y la petrolera. A pesar de que el Estado realizó estudios sobre la contaminación del agua y de la presencia de metales pesados en los cuerpos de esta gente, no ha realizado una investigación minuciosa sobre las causas. Esto se debe a que se prioriza el interés económico por sobre los derechos humanos", indicó Guevara-Rosas.

    Lea más: Bolivia y Perú se unen para salvar al lago Titicaca de la Contaminación

    Un estudio realizado en 2014 por la Dirección Regional de Salud (DIRESA) peruana reveló que los niveles de aluminio e hidrocarburos totales del petróleo en el agua de Cuninico superaban los permitidos para el consumo humano.

    En 2016, un estudio del Ministerio de Salud del Perú reveló que más de la mitad de la población de la comunidad tenía niveles anormales de mercurio en la sangre. También se detectaron niveles alarmantes de cadmio y plomo en algunas personas, entre ellas niños y niñas. Según la Organización Mundial de la Salud, la exposición al mercurio y al plomo puede causar graves problemas de salud y daños irreversibles en el desarrollo fetal.

    Carmen Catalina Chambi con agua contaminada de su comunidad. Habitante de la comunidad de Espinar
    © Foto : Diego Cárdenas/Amnesty International
    Carmen Catalina Chambi con agua contaminada de su comunidad. Habitante de la comunidad de Espinar

    En la provincia de Espinar, en la región andina del país, la situación resulta igualmente preocupante. Los estudios realizados por las autoridades peruanas concluyeron que varias comunidades enteras de allí han estado expuestas a metales pesados y otras sustancias químicas, y que sus únicas fuentes de agua están contaminadas.

    Las mujeres que viven en estas comunidades de Espinar se quejaban de constantes jaquecas, dolores de estómago, diarrea, irritación de los ojos y problemas respiratorios y renales. Un estudio realizado en 2010 por el Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Medio Ambiente para la Salud concluyó que casi todos los miembros de la comunidad a los que se realizaron análisis tenían plomo, cadmio, mercurio o arsénico en la sangre.

    Se sabe que la exposición prolongada a estos metales tóxicos provoca una diversidad de problemas de salud crónicos, entre ellos pérdida de memoria, infertilidad, pérdida de visión, diabetes, enfermedades hepáticas, fallo renal y cáncer.

    "En Cuninico documentamos situaciones de abortos espontáneos, enfermedades crónicas como cáncer, paros cardíacos y niños con plomo en el organismo. Son afectaciones serias a la salud que el aparato estatal ha desatendido", agregó.

    La organización internacional defensora de derechos humanos presentó un informe que da cuenta de esta realidad y que recoge, además, las denuncias presentadas desde 2014 por otros organismos que trabajan en esas comunidades. AI y las organizaciones comunitarias de Cuninico y Espinar, región del pueblo kana, también denuncian la falta de investigación sobre las causas de la contaminación.

    "Hay una respuesta negligente por parte de las autoridades. Se pueden implementar planes sanitarios para atender con urgencia las necesidades de salubridad, pero para ello se necesita la voluntad política del más alto nivel. Esto tiene que venir del presidente de la República. Hasta aquí eso no ha sucedido", expresó la representante de AI.

    Las mujeres entrevistadas por AI contaron que sufren calambres en el estómago, ardor al orinar, alergias, erupciones cutáneas y abortos. Afirman que sus hijos e hijas sufren muchos síntomas similares y en la escuela no se pueden concentrar.

    Marleny Surco mirando a su fuente de agua contaminada. Habitante de la comunidad de Espinar
    © Foto : Diego Cárdenas/Amnesty International
    Marleny Surco mirando a su fuente de agua contaminada. Habitante de la comunidad de Espinar

    "Son situaciones que afectan mayormente a los sectores de la sociedad más vulnerable, mujeres y niños. Al no haber acceso inmediato a la salud también se generan enfermedades mentales. Estas personas están bajo mucho estrés, sufren depresión profunda", alertó Guevara-Rosas.

    Lea más: Cada año la contaminación mata a 1,7 millones de niños

    "Por otro lado hay fuerza, la indignación se está convirtiendo en activismo", concluyó la directora, quien junto con otros representantes de AI estarán hasta el 15 de septiembre en Perú para reunirse con autoridades.

    Además:

    Los países más y menos contaminados del mundo
    Políticas de prevención son indispensables para paliar la contaminación de los océanos
    Islas de basura oceánica, entre el mito y la realidad
    Etiquetas:
    tóxicos, enfermedad, cáncer, contaminación, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik