En directo

    Las guerras de vacunas

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    0 90
    Síguenos en

    En esta edición de nuestro programa hablaremos de las guerras de vacunas o entre vacunas contra el coronavirus.

    Como hemos dicho en nuestra edición anterior, la Unión Europea comenzó en los últimos días de 2020 su campaña de vacunación contra el COVID-19. Al dar luz verde a la comercialización de la vacuna de BioNTech y Pfizer contra el coronavirus, la Comisión Europea autorizó que las primeras dosis empiecen a distribuirse en los Estados miembros el 26 de diciembre para que las campañas de vacunación inicien un día después, el domingo 27 de diciembre. Esta noticia ha causado interés hasta en América Latina. Y hay que decir que este interés de los medios internacionales al tema de las vacunas no es nada inocente.

    El inicio de la vacunación masiva en Europa, al parecer, dio un nuevo impulso a diferentes campañas de  desinformación, en particular contra la vacuna rusa Sputnik V. Algunos de nuestros colegas de los medios europeos hacen todo lo posible para llamar la atención al hecho de que el presidente ruso, Vladímir Putin, a diferencia de varios líderes mundiales todavía no ha vacunado. En opinión de los medios occidentales, eso significa que la vacuna rusa no es fiable o bien incluso puede ser peligrosa.

    "Putin no se vacuna con la Sputnik V y la mitad de los rusos también se niega, según sondeos", titula a una de sus crónicas la agencia EFE.

    Toda esta secuencia de explicaciones y conclusiones parece un poco confusa. La verdad pura y dura es que en su rueda de prensa anual a mediados de diciembre, Putin dijo textualmente que se vacunaría "sin falta". Otra cosa es que efectivamente aún se desconoce si las imágenes de su vacunación se harán públicas, como en el caso de otros mandatarios mundiales. Para entender bien la razón de ser de la crónica de EFE que acabamos de citar hay que fijarse en la fecha de su publicación, el 28 de diciembre.

    Curiosamente, un día antes varios medios, entre ellos El Universal, publicó un reportaje que interpretaba los mismos de datos que EFE de una manera totalmente distinta. "Tras aprobación de la vacuna Sputnik V en mayores de 60, Putin acepta vacunarse contra COVID-19", tituló El Universal.

    Se preguta si la agencia EFE pretende leer entre líneas o en la realidad es que desinforma con intención a sus lectores del mundo hispano. Resulta que la crónica de El Universal nos ofrece una versión alternativa a la que circula en Occidente que aclara y con razón que el presidente ruso sí acepta vacunarse contra COVID-19  con Sputnik V.

    Aunque el Kremlin ha dicho recientemente que el hecho de que Putin todavía no se haya vacunado de ninguna manera perjudica a la imagen de la vacuna rusa Sputnik V, varios medios internacionales destacan reiteradamente este detalle en sus reportajes sobre las principales vacunas contra el COVID-19 alegando que Putin está sembrando dudas sobre la eficacia y la fiabilidad de la vacuna rusa, que ya ha sido registrada en dos países extranjeros, Argentina y Bielorrusia.

    En unos días Argentina comenzará su plan nacional de vacunación contra el COVID-19, luego de que arribaran al país las primeras 300.000 dosis de la Sputnik V, siendo el primer país de la región en contar con el fármaco ruso, escribe esta semana la edición en español de RT en su página web.

    Se estima que en enero lleguen 5 millones más, sumadas a otras 14,7 millones para febrero. Esta vacuna requiere dos dosis para su correcta aplicación, por lo que el Gobierno espera inyectar a 10 millones de personas en el primer trimestre del 2021. Sin embargo, la situación no es nada idílica porque al parecer América Latina de hecho se convierte en una campo de combate entre diferentes vacunas contra el COVID-19.

    "La vacuna, un regalo de Navidad para Latinoamérica", titula la edición en español de Euronews.

    Como acabamos de escuchar, no todas las vacunas son iguales y no todas son un regalo. Por ejemplo, la vacuna rusa podría incluso ser peligrosa, según este reportaje de Euronews. Ya la verdad es que semejantes declaraciones que llegan de un canal tan conocido como Euronews perjudican y mucho a la imagen y las perspectivas de Sputnik V, como mínimo en América Latina, donde es víctima de una bien coordinada campaña de desinformación.

    Esa frase de que Putin siembra dudas en la fiabilidad de Sputnik V al no vacunarse, nos explica muchas cosas. No es nada casual que aparezca en casi todas las crónicas sobre la vacuna rusa. Es el caso, por ejemplo, de la biotecnóloga Sandra Pitta, una de las mayores exponentes de discursos de odio en este país que advierte a sus compatriotas: "De ninguna manera me daría la vacuna Rusa". Sostiene que falta información científica sobre la Sputnik V que, según ella, no ha sido validada por ningún organismo de prestigio.

    "Sandra Pitta: 'La vacuna rusa no me parece confiable en absoluto, no hay información'", titula a una de sus crónicas La Nación.

    Es curioso ver algunos comentarios en los medios que cuestionan la fiabilidad de la vacuna rusa. Y no solo se trata de falta de argumentos científicos. Los "errores" más comunes, por ejemplo, son cometidos por quienes se quedaron anclados en la Guerra Fría y se refieren a la Sputnik V como "la vacuna soviética", a pesar de que la URSS desapareció en 1991.

    El hecho de que este error es más bien es un error político que científico no es casual. "La campaña contra la vacuna rusa en Argentina: del miedo al 'comunismo soviético' a la desconfianza sin fundamentos científicos", titula a una de las crónicas publicadas en su página web la edición en español de RT.

    Parece increíble que sea verdad. Más aun, cuando a diario miles de personas se están muriendo a causa del coronavirus y parece que la vacunación masiva se convierte en la única solución para evitar millones de muertes en el futuro. Se entiende que muchos pueden tener dudas todavía, es normal y las cifras actuales de los vacunados que crecen a cámara lenta lo confirman. No es un problema que solo se refiera a la Sputnik V que tiene la misma eficacia que la mayor parte de las vacunas que actualmente existen.

    Pero quizás lo más increíble aún y lo más alarmante es que la situación en Argentina, donde la vacuna rusa se ha convertido en argumento en luchas políticas, nos demuestra que la gente no ha aprendido o no quiere aprender de lo que hemos vivido en 2020. Con lo cual, la pandemia sigue siendo la principal asignatura pendiente para 2021.

    Etiquetas:
    Vladímir Putin, Navidad, UE, Rusia, Argentina, vacunación, Sputnik V (vacuna), vacuna contra coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook