En directo

    Vacunas a dos velocidades: para ricos, para pobres

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    0 210
    Síguenos en

    En esta edición de nuestro programa hablaremos del inicio de la campaña de vacunación masiva contra el COVID-19 en todo el mundo y, en primer lugar, en Rusia.

    Rusia ha comenzado el pasado 5 de diciembre la vacunación a gran escala a su población contra el coronavirus con su vacuna Sputnik V. Los primeros en recibirla han sido personas pertenecientes a grupos de riesgo como profesores, sanitarios o trabajadores sociales de Moscú, uno de los lugares con más tasa de infecciones del país.

    Pocos días después, el Reino Unido inició su propia campaña de vacunación, mientras las autoridades de Estados Unidos afirman que no tardarán mucho en hacer lo mismo. Por su parte, en China se cree que miles de personas han recibido la vacuna Sinovac. Mientras tanto, la ONU ha advertido que mientras algunos países ricos ya cuentan con millones de dosis de la vacuna, varios  países pobres no tienen acceso ni recursos para organizar una vacunación masiva. "Una vacuna a dos velocidades: para ricos, para pobres", titula al respecto el diario español El Periódico de Cataluña.

    El inicio de la vacunación en Rusia coincidió con una declaración del Ministerio de Defensa ruso que advirtió que Occidente ha preparado una campaña masiva de desinformación para desacreditar la vacuna rusa Sputnik V como poco fiable y peligrosa por posibles complicaciones y efectos secundarios. Aunque en nuestras ediciones anteriores ofrecimos numerosos ejemplos de que efectivamente existe esa guerra informativa contra la vacuna rusa, esta semana nuestros colegas de los medios internacionales han sido bastante correctos en sus reportajes sobre la vacunación en Rusia. 

    "Arranca la campaña de vacunación masiva contra la COVID-19 en Rusia", titula a una de sus crónicas RTVE. Les ofrecemos un fragmento.

    Un panorama bastante normal y corriente que destaca y con razón que Rusia ha sido pionera  en arrancar una campaña de vacunación a gran escala. El único argumento en contra, según RTVE, podría ser el hecho de que Rusia todavía está en fase tres de los ensayos.

    En la misma crónica, RTVE cuenta la experiencia del Reino Unido que también comienza a vacunar a la población. La principal diferencia entre Moscú y Londres en lo que se refiere a la vacunación es que Rusia da prioridad a grupos profesionales que corren más riesgo de contagio. Es decir, médicos y profesores. Mientras el Reino Unido pone más atención en gente mayor, especialmente, en residentes de las casas de ancianos.

    Hasta el momento parece todo muy correcto en lo que se refiere a la cobertura de la campaña de vacunación en Rusia. Nadie pone en duda que la vacuna rusa es eficaz, hablan de más del 95% de eficacia. Sin embargo, según nuestros colegas de los medios internacionales, existe por lo menos un factor que podría poner en duda el futuro de la campaña de vacunaciones en Rusia.

    ¿De qué se trata? Según France24, se trata de que casi la mitad de los rusos no quieren vacunarse contra el coronavirus con Sputnik V antes de haber completado la Fase 3 de las pruebas.

    Mientras tanto, hay más criticismo contra esta vacuna, así como contra la campaña de vacunación en algunos medios rusos que en los medios extranjeros. Es curioso que los medios rusos citan como una de las razones para descartar la vacunación el hecho de que el proceso requiere abstenerse unos 40 días de consumir bebidas alcohólicas. Se supone que para un ruso medio es un problema, más aun cuando se nos avecinan las fiestas navideñas y la Nochevieja.

    Pero hablando en serio, parece que efectivamente muchos rusos aunque no descartan la perspectiva de vacunarse, al mismo tiempo están preocupados por posibles efectos secundarios. "¿Podría haber efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19 en unos años?", se pregunta la edición en español de la CNN. El Dr. Elmer Huerta, experto en salud pública y colaborador de CNN, habla desde Buenos Aires acerca de los posibles efectos secundarios de la vacuna contra el nuevo coronavirus.

    Como vemos, ahora mismo es difícil prever todos los efectos secundarios. No obstante, países como Rusia, China o el Reino Unido ya han comenzado sus campañas de vacunación. Mientras los funcionarios del Gobierno de Estados Unidos  están prometiendo vacunas contra el coronavirus pronto, algunas incluso antes de la Navidad, y varios Estados se están preparando para comenzar a vacunar a sus ciudadanos en algún momento de diciembre.

    Pese a que es difícil saber ahora todos los efectos secundarios, varios Estados ya han pedido a Rusia y China millones de dosis de sus vacunas. "Rusia y China avanzan en su plan de vacunación", titula a uno de sus reportajes la edición en español de CNN.

    Es decir, unos 50 países han pedido ya millones de dosis de las vacunas a Rusia y a China. Pero el gran problema es que en los 67 países más pobres del mundo, solo 1 de cada 10 personas puede esperar recibir la vacuna contra el COVID-19 a fines de 2021, según People's Vaccine Alliance, el organismo de control internacional de vacunas.

    "Distribución de la vacuna del COVID-19 no tiene que ser una competencia entre países pobres y ricos", titula a una de sus crónicas la edición en español de la CNN.

    Solo EEUU y el Reino Unido que representan un 14% de la población mundial poseen la mitad de dosis de las vacunas más prometedoras contra el COVID-19 que actualmente hay en el mundo. Se trata de una enorme desproporción. La pregunta clave ahora es quién pagara la factura de esos países más pobres, incluída Ucrania, para que puedan tener acceso a las vacunas. Sería bueno saber además si algunos de estos 67 países más pobres y desesperados forman parte de los 50 que pidieron vacunas rusa y china. Porque si los países ricos y avanzados no comparten su ciencia de las vacunas, podríamos correr el riesgo de que dentro de un tiempo el coronavirus vuelva a atacar.

    Etiquetas:
    Reino Unido, EEUU, Rusia, Sputnik V (vacuna), vacuna contra coronavirus, vacunación, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook