En directo

    El "Informe Rusia"

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    0 96
    Síguenos en

    En esta edición de nuestro programa hablaremos de cómo Rusia "envenenó la política inglesa", según dice esta semana un titular del diario español La Vanguardia.

    Desde hace unos días, el Reino Unido y la Unión Europea están patas arriba a causa de la publicación del llamado 'Informe Rusia', divulgado por el Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico. Este documento aborda la supuesta influencia de Rusia en el referendo de 2016 para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pero concluye que será difícil probarla.

    No obstante, esto no impide a los autores de este informe, así como a algunos de nuestros colegas decir que a partir de ahora, la "nueva normalidad", tal como es calificada en el informe, será el entremetimiento de Moscú en los asuntos británicos de forma secreta y disimulada. "Informe desde Londres: Británicos acusan a Moscú de interferir en sus elecciones", titula la edición en español de France 24.

    Tal y como explica la corresponsal de France 24, a pesar de prometer mucho, el informe añade poco a la información sobre las presuntas injerencias rusas que ya ha estado circulando en los medios internacionales desde hace tiempo. No da respuestas a ninguna de las preguntas clave. Ni siquiera saben si esa supuesta intromisión tuvo efecto alguno en los "procesos democráticos".

    Sin embargo, sobre esa base tan poco clara acusan al Gobierno o incluso a varios Gobiernos británicos de subestimar, de hacer caso omiso a la llamada "amenaza rusa". Y aunque no hay pruebas fidedignas exigen explicaciones y reacciones tanto a las autoridades rusas, como a las británicas.

    Y esas explicaciones no tardaron en llegar. "Informe sostiene que será "difícil" probar supuesta injerencia rusa en referendo del Brexit", titula a una de sus crónicas la edición en español de France 24.

    A primera vista la situación parece absurda. Aparece un informe que no aporta nada a las anteriores teorías de la conspiración. Sin embargo, ese informe causa un terremoto político y una avalancha de acusaciones contra Rusia no solo por su presunta influencia sobre el Brexit que "será difícil de comprobar". Los medios británicos e internacionales sacan a la vista todo un historial de presuntas injerencias y pecados rusos. Y enseguida queda claro que la publicación del informe ahora no ha sido  casual.

    Aunque efectivamente el informe no ofrece ninguna prueba fidedigna que fundamente la versión de la injerencia rusa en 2016, su publicación ha abierto la caja de Pandora. Los medios británicos y los internacionales han vuelto a acusar a Moscú de todos los males del mundo. Una crónica de la edición en español de France 24 ofrece un resumen.

    Boris Johnson, primer ministro británico
    © REUTERS / Palamento del Reino Unido / Jessica Taylor
    No han olvidado de nada nuestros colegas de France 24, parece. Los rusos incluso han intentado robar la información referente a los estudios de la vacuna contra el coronavirus. Aunque será difícil comprobarlo y no se sabe si los rusos han sacado algún provecho.

    Esto ya parece una nueva ofensiva a gran escala contra Rusia, aunque todavía no sabemos cuál es su objetivo final en esta ocasión. Sin embargo, ya está claro que unos de los blancos principales de esta campaña serán los medios estatales rusos como la agencia Sputnik o el canal RT con sede en Londres, los principales instrumentos de la influencia rusa, según las autoridades británicas.

    Esta semana RT informa en una de sus crónicas de que una carta a la que han tenido acceso las autoridades británicas exigen que la reguladora Ofcom revise la licencia de trasmisión de RT en ese país citando precisamente el "Informe Rusia".

    Sin duda el "Informe Rusia" es una buena oportunidad para intentar revisar la licencia de trasmisión de RT. Pero según opinan algunos medios internacionales, el Gobierno de Boris Johnson y sus seguidores no creen en la teoría de la conspiración de la injerencia de Putin. En su opinión el objetivo final de esta campaña no es Rusia ni sus medios de comunicación estatales, sino desacreditar como poco democrático el resultado del Brexit.

    Desde este enfoque no extraña que estos días reaparezca en los medios Marina Litvinenko, de 57 años, viuda del ex espía Alexander Litvinenko envenenado en Londres hace 14 años para decir que "el dinero ruso está tan metido en la política británica que es casi imposible separarlo".

    Marina Litvinenko: "El dinero ruso está tan metido en la política británica que es casi imposible separarlo", titula el diario digital español El Público.

    Algunos comentarios de Marina Litvinenko nos podrían ofrecer una pista para suponer a qué viene toda esta actividad anómala antirrusa relacionada con la publicación del "Informe Rusia". Lo que queda claro que en esta ocasión los blancos de campaña no solo están en Rusia, sino en el propio Reino Unido. El diario español La Vanguardia opina que el Gobierno Johnson y sus seguidores no creen en la teoría de la conspiración de la injerencia del presidente ruso, Vladímir Putin, pero sí en la de una campaña proeuropea para impedir que se implemente el Brexit, y sobre todo para desacreditar como poco democrático el resultado del referéndum. "Rusia envenena la política inglesa", titula La Vanguardia.

    No hay más que aplaudir a las preguntas que hacen nuestros colegas de La Vanguardia. Sin embargo, es cierto que los que acusan a Rusia de todos los males, tanto los políticos, como los medios de comunicación, no tienen respuestas a esas preguntas. Y eso que por ejemplo han pasado ya 14 años desde la muerte de Alexander Litvinenko y 4 años desde el referéndum del Brexit.

    Hay varias posibles explicaciones. La primera que se ocurre, y la más obvia, es que a lo mejor efectivamente no hay pruebas y nunca las habrá. Y la segunda, la alternativa, es que no hay respuestas a esas preguntas porque en esencia nadie quiere tenerlas para poder especular infinitamente con los temas de la injerencia o del dinero ruso. Si no es lo mismo. Desde este enfoque la situación cuando las respuestas dependen de cuánto crea uno en las teorías de la conspiración es la mejor posible.

    Etiquetas:
    Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico (ISC), Vladímir Putin, Boris Johnson, "amenaza rusa", injerencia, Brexit, Reino Unido, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook